Libros de Fernando Aramburu

Roger Casadejús Pérez
4.4/5 - (27 votos)

✔ Todos sus libros y audiolibros completos

 

En la tabla anterior, tan solo te hemos mostrado algunos libros de Fernando Aramburu.

Para consultar todos sus libros haz clic en el siguiente botón:

 
   Ver sus libros en Amazon   


❤️ Biografía de Fernando Aramburu

Fernando Aramburu nació el 4 de enero de 1959 en el seno de una familia obrera de la ciudad de San Sebastián, en el País Vasco (España).

Estudió filología hispánica en Zaragoza y a finales de los años 70 formó parte del grupo del Reloj, un grupo de artistas influenciados por el surrealismo y los dadaístas.

La primera obra literaria del escritor Aramburu, que al igual que Franz Kafka, Luis de Góngora y Charles Dickens expresó su admiración por Albert Camus, Fedor Dostoievski y Fray Luis de León, fue el poemario Ave Sombra (1981).

Durante este periodo también publicó un texto de poesía para niños, El Librillo.

Desde la década de 1980 vive en Alemania, concretamente en Hannover, donde vive con su esposa alemana y trabaja como profesor de español.

Su primera novela, Fuegos con Limón (1996), galardonada con el Premio Ramón Gómez de la Serna, es autobiográfica y trata de Hilario Goicoechea, un joven universitario que se une a un grupo literario llamado La Placa a finales de los años 70.

Le siguió Los Ojos Vacíos (2000), la primera novela de la trilogía Antíbula. Un misterioso desconocido llega a un país sacudido por el asesinato del rey y la huida de la reina.

Su segunda novela de la trilogía Antíbula es Bami Sin Sombra (2005) y la tercera es La Gran Marivián (2013).

Uno de sus libros más conocidos es Los Peces De La Amargura (2006), un relato sobre las víctimas de la organización terrorista ETA, que ha obtenido numerosos premios, entre ellos el Mario Vargas Llosa, el de la Academia Nacional de España y el Dulce Chacón.

 

📖 Los libros en castellano más destacados de su bibliografía



 
La visualización interactiva de los fragmentos del libro Yo quisiera llover de Fernando Aramburu no se encuentra disponible.
Visualización de fragmentos no disponible para el libro Yo quisiera llover
Es posible que se trate de la versión impresa en papel del libro y no esté disponible en formato digital.

No obstante, puedes hacer clic en la imagen de la portada del libro para conocer más detalles.

💡 El libro está disponible y lo puedes adquirir igualmente.

En el vasto universo poético de Fernando Aramburu, como la lluvia que acaricia la tierra sedienta, cada verso recopila la esencia de su profunda conexión con las palabras. Este virtuoso de la pluma ha tejido un tapiz lírico a lo largo de los años, revelando su alma a través de un torrente poético que ha dejado una marca indeleble en el panorama literario. En esta travesía a través de su obra, exploraremos la lluvia de versos que ha caído de la pluma de Aramburu, fusionando su pasión por la escritura con la intensidad del Grupo CLOC de Arte y Desarte.

La travesía poética de Aramburu se gestó en el crisol creativo del Grupo CLOC, donde la lluvia de ideas y la búsqueda incansable dieron origen a un periodo fructífero de expresión artística. Este período, que abarcó casi una década, se convirtió en el crisol de la inspiración, dando vida a composiciones que capturan la esencia misma del autor. El último verso registrado data de 2005, marcando un hito en este viaje poético.

En cada poema, Aramburu deja una huella indeleble, una firma lírica que refleja su incansable deseo de forjar un lenguaje único. Su habilidad para plasmar inquietudes y problemas propios de su ser define su identidad como escritor. En esta antología, desentrañamos los seis poemarios que han marcado su trayectoria hasta la fecha, revelando las capas más profundas de su expresión artística.

Las composiciones que conforman esta selección son extractos cuidadosamente elegidos de sus poemarios firmados hasta el día de hoy. Sin embargo, las ocho últimas, inéditas o dispersas en diferentes obras, se incorporan como gemas literarias previamente ocultas. Cada palabra, como gotas de lluvia, contribuye a la riqueza de este conjunto, creando una sinfonía poética que resuena en la mente del lector.

La maestría de Aramburu radica no solo en su destreza para manipular las palabras, sino también en su capacidad para dar vida a las emociones más profundas a través de la poesía. Cada verso es una ventana a su mundo interior, donde las palabras se entrelazan en una danza armoniosa, revelando la complejidad de su ser. Su escritura, como una lluvia suave, nutre la tierra de la imaginación, permitiendo que florezcan las semillas de la reflexión y la contemplación.



 
La visualización interactiva de los fragmentos del libro El artista y su cadáver de Fernando Aramburu no se encuentra disponible.
Visualización de fragmentos no disponible para el libro El artista y su cadáver
Es posible que se trate de la versión impresa en papel del libro y no esté disponible en formato digital.

No obstante, puedes hacer clic en la imagen de la portada del libro para conocer más detalles.

💡 El libro está disponible y lo puedes adquirir igualmente.

Un fascinante vistazo a los primeros pasos literarios de uno de los gigantes de la lengua española.

Aramburu plasmó «El artista y su cadáver» en un momento en el que «el artista», debido a circunstancias personales, se vio obligado a establecerse en Alemania. En esta obra, decide «asesinar» al poeta febril que habitaba en su interior desde hacía años y que ya empezaba a molestarle un poco: «…escribías por las tardes esos versos hondamente fatuos del joven que aspira con furor a ser de vez en cuando un elegante enfermo, un indignado triste…».

Ejercicios de estilo, bocetos y pruebas ―»Fuegos con limón» surgió precisamente de la amplificación gradual de uno de estos textos―, viñetas irónicas, fragmentos vitales, declaración de deudas literarias y principios estéticos, además de la reconstrucción obstinada de un paisaje sentimental ausente y reelaborado en la memoria. La soberbia escritura de «El artista y su cadáver» demuestra que Aramburu se desenvuelve con la misma soltura y placer tanto en la cercanía de estas prosas breves como en la novela y el relato.



 

En Antíbula, un país gobernado por un partido colectivista, la reciente partida de Marivián, una destacada actriz y el rostro del régimen, ha desatado una serie de eventos que merecen la atención de todos. La prensa, controlada por las directrices del partido, ha rendido homenaje con funerales de Estado y elogios grandilocuentes. Sin embargo, detrás de esta fachada de luto oficial, la historia de Marivián es mucho más intrigante y oscura de lo que el público puede imaginar.

Un periodista, recientemente despedido por redactar un obituario que no cumplía con el tono entusiasta esperado, decide emprender la tarea de descubrir la verdad detrás de la enigmática figura de Marivián. ¿Qué secretos se esconden detrás de su aparentemente imparable trayectoria de conquistas y éxitos? ¿Qué acontecimientos marcaron su infancia y su paso por las instituciones del régimen? ¿Cómo se explican sus películas, sus conexiones con la nomenklatura y su doble vida?

Mientras el periodista recolecta testimonios, documentos y entrevistas, cada pieza se convierte en una parte esencial de un rompecabezas que revelará la verdad detrás de la mujer que logró poner a todo un país a sus pies. No obstante, el narrador no puede pasar por alto que su búsqueda de la verdad también está impulsada por el deseo de esclarecer la muerte de su hermano, una verdad que se revelará peligrosa cuando descubre que la Policía del Pueblo lo tiene bajo vigilancia constante.

Antíbula, con su aparente homogeneidad ideológica, se revela como un terreno peligroso para aquellos que buscan desenterrar la verdad detrás de las figuras públicas. La historia de Marivián se convierte en un reflejo de las complejidades y contradicciones de un régimen colectivista, donde las apariencias son tan importantes como los hechos reales.

Las películas de Marivián, aparentemente simples y conformes al discurso oficial, adquieren un nuevo significado cuando se exploran desde la perspectiva de su vida privada y sus conexiones con la élite del partido. Cada entrevista desentraña capas de secretos, revelando una red de relaciones y compromisos que van más allá de la pantalla.

El narrador, inmerso en este laberinto de intrigas, se enfrenta a la constante amenaza de la Policía del Pueblo, un recordatorio de que la verdad puede ser peligrosa en un régimen donde el control es absoluto. Cada paso que da, cada revelación que descubre, lo acerca más al corazón de la verdad, pero también aumenta el riesgo que enfrenta.

La dualidad de la vida de Marivián, su papel público y su vida privada, plantea preguntas incómodas sobre la autenticidad y la verdadera naturaleza de aquellos que ostentan el poder en Antíbula. ¿Hasta qué punto la realidad se distorsiona para mantener el control sobre la narrativa oficial?

A medida que el periodista desentraña los hilos de esta historia fascinante y turbia, se encuentra en una encrucijada entre la búsqueda de la verdad y la preservación de su propia seguridad. En Antíbula, donde la verdad es un bien escaso y la intriga política es moneda corriente, descubrir la realidad detrás de la vida de Marivián se convierte en un acto de valentía y resistencia.

En última instancia, la historia de una mujer que logró poner un país a sus pies se revela como un relato más amplio sobre la lucha por la verdad en un entorno donde las sombras del poder oscurecen cada rincón. En Antíbula, la verdad puede ser el arma más peligrosa, pero también la única esperanza de liberación.



 

La creencia popular dicta que nosotros, los piojos, nos limitamos a picar y descansar entre una y otra mordida, pero nada más alejado de la realidad. ¡Como si careciéramos de emociones propias!

Matías, nacido en la nuca de un maquinista, aprende desde sus primeros pasos que un piojo debe estar siempre alerta. Debe enfrentarse a las inundaciones de jabón y las fregadas con las que la mano del gigante humano intenta expulsarlo, o refugiarse de un peine o el huracán de un secador. En cierta ocasión, su hermana le anima a explorar los manantiales cercanos a esa montaña vertical que es la oreja, pero, siendo jóvenes incautos, caen prisioneros del rey de la caspa y son condenados a trabajos forzados. A través de peripecias inesperadas, la vida de Matías se convierte en un homenaje inspirado a los clásicos de la picaresca y un relato de iniciación desde su peculiar y diminuto punto de vista.

Esta narrativa nos lleva más allá de la simpleza de ser un piojo, explorando la complejidad de sus experiencias y emociones. A medida que Matías enfrenta los desafíos diarios, vemos cómo su vida se convierte en una amalgama ingeniosa de la tradición picaresca y un relato humorístico de crecimiento desde una perspectiva original y diminuta.

A pesar de la percepción común de que los piojos son simplemente parásitos molestos, esta historia revela la humanidad que se esconde en estas diminutas criaturas. Matías, con sus ojos siempre abiertos a las adversidades, demuestra que los piojos también tienen sus propios desafíos y emociones.

Así, en este relato, la vida de Matías se convierte en un testimonio viviente de la resistencia ante la adversidad, la camaradería entre piojos y las lecciones aprendidas en el camino. Desde enfrentar los embates de la mano del gigante humano hasta caer en las garras del rey de la caspa, Matías nos muestra que la vida de un piojo va más allá de simples picaduras.



 

Un relato fascinante de aprendizaje que destaca la conexión entre dos individuos de diferentes generaciones, pero unidos por una pasión idéntica: los libros.

Con la excusa de brindar compañía a un hombre solitario, erudito y ávido lector, un joven acuerda encontrarse con él alrededor de una botella de vino para conversar acerca de los libros que deberían ocupar un lugar destacado en cualquier biblioteca. El diálogo da lugar a reveladoras exposiciones sobre los autores, las obras, los personajes y todo lo que rodea a las joyas literarias. Al final, lo que inicialmente iba a ser un canon se transforma en una perspicaz invitación a la vida y a los placeres que esta nos brinda.

El sabio intercambio entre estas dos almas apasionadas por la literatura revela una riqueza de conocimiento que trasciende las páginas de los libros. El erudito comparte sus experiencias con las grandes obras clásicas, mientras que el joven aporta una perspectiva fresca y contemporánea. Esta fusión de sabiduría y juventud crea una sinergia única que da vida a la conversación.

La charla no se limita solo a los aspectos literarios, sino que se convierte en un viaje profundo hacia la esencia misma de la existencia. La recomendación de libros se convierte en un reflejo de las lecciones aprendidas a lo largo de la vida, y la biblioteca sugerida se convierte en un compendio de sabiduría vital.

En este diálogo enriquecedor, se teje un tapiz de palabras que va más allá de las páginas impresas. Se exploran temas que van desde la complejidad de los personajes literarios hasta la filosofía que se esconde tras las tramas. Cada palabra resonando con la profundidad de la experiencia y la emoción que solo los grandes libros pueden provocar.

La invitación inicial a compartir un momento literario se convierte en una travesía a través de la imaginación, donde el vino se convierte en el elixir que libera las ideas y desata las pasiones. La charla fluye como un río, llevando consigo la esencia misma de la literatura: la capacidad de transportar a los lectores a mundos desconocidos y despertar emociones que yacen latentes.

Al final de esta reunión única, lo que emerge no es simplemente una lista de libros recomendados, sino un testimonio vivo de cómo la literatura puede unir a personas de diferentes épocas y trasfondos. La invitación a la vida, tejida en cada palabra, resuena como un eco que perdura más allá de las páginas de cualquier libro.

En este relato, la pasión por la lectura se convierte en un puente que conecta dos vidas, demostrando que la magia de los libros trasciende el tiempo y el espacio. La biblioteca sugerida se convierte en un mapa que guía a aquellos que buscan no solo conocimiento, sino también la riqueza de experiencias que solo la literatura auténtica puede ofrecer.



 

Un relato envolvente con el que Fernando Aramburu dio inicio a la «Trilogía de Antíbula».

Agosto de 1916: tiempos tumultuosos en Antíbula; el monarca de esta nación ha sido asesinado de manera ominosa, la reina ha intentado una vergonzosa huida y se respira en el ambiente un aire dictatorial. Un extranjero algo misterioso llega a la posada del viejo Cuiña. La agitación política, a la que no parece del todo ajeno, lo arrastrará pronto hacia el desastre, pero de sus amores furtivos con la joven hija del posadero nacerá, con el tiempo, el protagonista y narrador de la novela.

Considerado, por ser bastardo, como hijo del demonio, el niño parece estar efectivamente marcado por un estigma invisible que lo hará crecer entre deslumbrantes descubrimientos y crueles decepciones. La miserable ferocidad del abuelo, la dulce tristeza de la madre, el despertar de los sentidos o la felicidad que brindan los libros serán los puntos de referencia de una vida que, como quizás todas, solo aspira a entender el caos que la rodea.



 

Premio Biblioteca Breve 2014.

Con la llegada de la primavera, Morilla del Pinar se prepara para recibir a lo más selecto del panorama lírico español en las terceras Jornadas Poéticas, un evento anual celebrado en el Convento de las Espinosas. Durante este encuentro de tres días, se abre la puerta a la excentricidad de los participantes, quienes llegan con ansias de diversión y un objetivo claro: disfrutar del sexo, la diversión y buscar la gloria literaria, preferiblemente con un toque de desdén hacia sus colegas.

Estas jornadas son un terreno fértil para lo inesperado. Si algo tiene la posibilidad de salir mal, puede estar seguro de que empeorará en un evento que difícilmente se repetirá. Un viaje a través de las miserias del mundo poético se convierte en una comedia de enredos que, a pesar de su agudeza, no carece de una pizca de ternura, el ingrediente esencial para un buen humor.

Fernando Aramburu ha tejido una novela hilarante, donde el dominio magistral del lenguaje, la brillantez lúdica en el tono solemne del narrador y la parodia irreverente de la trama se fusionan. Esta obra se enlaza con la tradición satírica de las letras españolas, un género capaz de introducir la crítica más perspicaz en las risas más espontáneas.



 

La extraordinaria y desconocida obra poética de Fernando Aramburu.

Sinfonía corporal nos presenta, reunidos, los seis libros de poesía que Fernando Aramburu plasmó entre 1977 y 2005, obras casi inadvertidas pero inolvidables de un autor que, a pesar de cambiar los versos por la prosa, nunca ha dejado de ser un poeta refugiado en la novela, el cuento, el ensayo y la columna periodística. Al ser leídos en la actualidad, los poemas de estos libros, hoy difíciles de hallar, asombran por su calidad excepcional.

En ellos emerge el inconformismo como guía primordial, las reflexiones sobre un entorno social injusto y violento, así como el compromiso contra la crueldad política, pero también la sensualidad y el amor. La edición ha sido cuidadosamente realizada por Francisco Javier Irazoki, profundo conocedor del corpus literario de Fernando Aramburu, guiado por la convicción de que estos poemas amplían y enriquecen su obra. Como afirma el editor en el epílogo: «Sinfonía corporal es un fragmento mayor, trascendental, que completa la imagen literaria de Fernando Aramburu», un autor cuya intensidad poética «no se ha detenido ni estancado. Permanece fluyendo con fuerza por otros cauces».

En estos versos, Aramburu nos invita a un viaje poético donde la rebeldía ante las injusticias sociales se entrelaza con la profundidad de la sensibilidad y el compromiso contra la maquinaria política cruel. Es evidente que el autor no solo ha explorado las sombras de la realidad, sino que también ha iluminado los rincones más íntimos de la sensualidad y el afecto. A través de la pluma magistral de Irazoki, esta compilación resurge como una pieza fundamental que armoniza con la trayectoria literaria de Aramburu, revelando capas desconocidas de su talento.

En el panorama literario, la poesía de Aramburu, ahora rescatada, se erige como un testimonio valioso y atemporal. La obra, en su conjunto, nos sumerge en la complejidad de su visión artística, donde cada palabra se convierte en un ladrillo que edifica un universo poético singular. La labor de Irazoki como editor no solo radica en rescatar estos poemas del olvido, sino en presentarlos como una sinfonía que enriquece la experiencia lectora, destacando la continuidad de la fuerza poética de Aramburu en diversos cauces literarios.

La poesía de Aramburu, encapsulada en esta sinfonía, trasciende las barreras del tiempo y del cambio de género literario. Su voz poética persiste, resonando con la misma intensidad y relevancia en la actualidad. Este redescubrimiento poético, bajo la mirada experta de Irazoki, confirma que la creatividad de Aramburu es un río inagotable, fluyendo con vigor a lo largo de las décadas y desafiando las limitaciones impuestas por las etiquetas literarias.



 

Una deliciosa comedia conyugal disfrazada de novela de viajes y una divertidísima contracrónica de un viaje con ínfulas literarias.

Clara, encargada de la redacción de una guía personal de Alemania, persuade a su pareja para que se tomen un periodo sabático y emprendan juntos un viaje por el norte del país. Para ella, esta travesía representa la oportunidad de culminar una obra inspiradora. Para él, siendo un extranjero con pocos años en el país, simplemente se traduce en unas vacaciones placenteras, con el único inconveniente de visitar museos… o librerías donde pueda preguntar por el libro publicado de su esposa.

Sin embargo, a pesar de que el itinerario y las actividades estén organizados al estilo germánico, surgen problemas de inmediato: algunos menores, como las jaquecas de ella o sus crisis de inspiración, que obligan a Clara a quedarse en el hotel y a él a realizar el correspondiente reportaje; otros más graves, como la irrupción de la familia alemana o algunos amigos con tendencias ecologistas radicales, que añadirán a la travesía sus momentos más hilarantes y conmovedores. La clave, como ya ha descubierto el lector, es que estamos leyendo la crónica que él, que no es escritor, se ve obligado a redactar para captar todo aquello que la guía de su mujer ha pasado por alto.



 

En medio del bullicio y la agitación de una concurrida calle de una de nuestras ciudades, Fernando Aramburu emprende un paseo poco placentero en busca de consuelo. Después de sumergirse en ese tumulto urbano, encuentra refugio en el apacible entorno del jardín botánico. Allí, lejos del ajetreo cotidiano, decide abrir el libro de poesía que lleva consigo en la mochila. La lectura le proporciona una sensación de calma y lo transporta a un lugar seguro, alejándolo del mundanal ruido que lo rodea.

Para Aramburu, la poesía es como un refugio, una manera de encontrar paz en medio del caos. Su nuevo libro busca ser una invitación a saborear algunos de sus poemas más queridos. Sin embargo, el autor nos advierte desde el principio: este no es un libro lleno de términos académicos o un estudio crítico; va más allá de esas intenciones. Con «Vetas profundas», el escritor vasco pretende explorar y disfrutar de la poesía de autores como Rosalía de Castro, Góngora, Vallejo o Pizarnik, entre otros, sin sumergirse en los aspectos históricos y técnicos que suelen abordarse en manuales de literatura. Prefiere conectarlos, en muchas ocasiones, con vivencias de su propia experiencia.

Este libro es una celebración de la poesía en todas sus manifestaciones, desligándola de las restricciones impuestas por la terminología académica y los análisis críticos. Es un relato emotivo destinado a contagiar una visión apasionada de la poesía, sea cual sea la forma en que esta se manifieste. Aramburu comparte con nosotros su conexión personal con la poesía, alejándose de las formalidades para acercarse a la esencia misma de estas expresiones artísticas.

Con «Vetas profundas», el autor nos invita a explorar el mundo de la poesía desde una perspectiva íntima y emocional. A través de sus palabras, nos sumergimos en un viaje poético que trasciende las barreras de la academia y nos acerca a la esencia pura de la creatividad literaria. Este libro es, en última instancia, un testimonio apasionado de la capacidad de la poesía para ser un refugio personal, una fuente inagotable de consuelo en medio del bullicio cotidiano.



 

Una historia fascinante sobre la generosidad, el amor, el peso de la culpa y los lastres del pasado es la que dio origen a la película «Bajo las estrellas».

Benito Lacunza, ya en la década de sus treinta, delgado y con ojeras debido a una vida más bien disoluta, colabora por las noches en la barra del bar Utopía, en el barrio madrileño de Almenara. Y en ocasiones, si el dueño lo permite, deleita a los clientes con su trompeta. Mientras sueña con que alguien descubra algún día su talento jazzístico, recibe la noticia de que su padre, un antiguo requeté y hombre estricto del cual guarda malos recuerdos, dueño de tierras y una casa solariega en Estella, está en su lecho de muerte. Impulsado por Pauli, su pareja y la mujer que le proporciona comida caliente y techo, se dirige al pueblo de la familia para reclamar su parte de la herencia. Sin embargo, en Estella le esperan problemas inesperados: su hermano Lalo, conocido por su generosidad, está a punto de casarse con una mujer de intenciones más que sospechosas. Benito decide intervenir, sin saber que una extraña cadena de circunstancias está a punto de cambiar su vida para siempre.

La trama se desarrolla en un escenario donde las notas de la trompeta de Benito resuenan como un eco de sus propias esperanzas. Su vida, marcada por una existencia nocturna en el Utopía y las sombras de un pasado familiar turbio, da un giro inesperado cuando la noticia de la enfermedad de su padre lo lleva de regreso a Estella. El contraste entre su vida en Madrid y la herencia familiar en Estella es palpable, delineando los contrastes de su propia existencia.

El personaje de Benito, con su delgadez y ojeras, se convierte en el vehículo a través del cual se teje esta trama rica en matices. Su sueño de ser reconocido por su talento jazzístico agrega una capa de anhelo a la historia, mientras que la relación con Pauli revela la importancia de las conexiones personales en medio de la búsqueda de la herencia paterna.

Al llegar a Estella, Benito se enfrenta a un panorama inesperado. La figura de su hermano Lalo, conocido por su generosidad, se ve empañada por las intenciones dudosas de la mujer con la que está a punto de casarse. La decisión de Benito de intervenir revela una lucha interna entre el deseo de reclamar su parte de la herencia y la necesidad de proteger a su familia de posibles desgracias.

La trama se desenvuelve con giros y vueltas, como las notas de la trompeta de Benito en una noche en el Utopía. La narrativa, al estilo de «El trompetista del Utopía» de Fernando Amburu, crea una atmósfera envolvente donde los personajes enfrentan sus demonios personales y las complejidades de sus relaciones familiares.



 

Doce relatos llenos de humor donde se entrelazan relaciones inesperadas y situaciones inolvidables.

¿Qué relación existe entre Avelino Armisén, un desafortunado cuya autocomplacencia posee un poder letal, y Boni, un joven ingenuo que busca convertir los últimos suspiros de un moribundo en arte literario? ¿Cómo se conecta Silas, un paciente abandonado en un hospital claustrofóbico y desolado, con Cuqui, un joven desaliñado que apenas puede creer que ha encontrado al amor de su vida en una profesora universitaria pulcra? ¿Cuál es el vínculo entre la macabra quiniela organizada en un hospital de enfermos terminales y la poética actuación de un digno músico callejero en un París indiferente a su propia derrota?

Solo la alquimia de una persona excepcional podría tejer un hilo secreto de Ariadna capaz de recorrer estos doce relatos. «No ser no duele» confirma la maestría de un autor capaz de crear, en pocas líneas, una atmósfera seductora de palabras y peripecias en las cuales todo lector, con cierta inquietud, termina reconociéndose.



 

Una impactante obra que entrelaza ironía, compasión y resentimiento, teñida con un humor constante, aunque no exento de crueldad.

Hilario Goicoechea inicia sus estudios universitarios en el convulso San Sebastián de finales de los años setenta. Proveniente de una familia obrera, donde los intereses y los recelos mutuos crean separación, Hilario, de naturaleza tímida, ha sido tocado, no obstante, por el duende de la poesía. De manera fortuita, se une a un pintoresco círculo literario llamado La Placa, conformado por jóvenes literatos provocativos y arrogantes que aspiran a encarnar todos los valores subversivos del Surrealismo. A pesar de su juventud, se desenvuelven con comodidad en las aguas del arte y del pensamiento. Mientras critican el sofocante filisteísmo cultural de su entorno, buscan darse a conocer mediante maquinaciones de invenciones extravagantes.

Con La Placa, Hilario no solo experimentará las urgencias del deseo y los celos, sino que comprenderá que nada importa tanto como una página bien escrita. Descubrirá que el antiguo sueño de convertir el arte en vida, y la vida en arte, siempre termina mal ante la terca torpeza de la miseria cotidiana.



 

Fernando Aramburu, Maestro de las Palabras: Explorando su Obra Maestra «Autorretrato sin mí»

Si te cautivaste con la magia de «Patria», ahora es el momento de sumergirte en el universo literario del genio tras el fenómeno. No se trata simplemente de una novela ni de un ensayo; es, sin lugar a dudas, la obra más íntima y comprometida de Fernando Aramburu, quizás también la más arriesgada. Lo que sí es innegable es que es su creación más hermosa hasta la fecha.

En «Autorretrato sin mí», el lector se sumerge en la esencia misma de Aramburu. Aunque se intuye que el autor se revela a sí mismo en estas páginas, pronto se percibe que está hablando de todos nosotros.

Lejos de caer en el exhibicionismo tan común en otras obras, estas prosas tejen el relato de la vida de un hombre que se convierte en el reflejo de cada lector, una narrativa donde todos podemos encontrarnos y reconocer al propio autor.

Cada página de esta obra maestra plasma en escenas inolvidables las complejidades de las relaciones familiares: el padre, la madre, el amor, los hijos, las alegrías y las angustias que conforman la biografía de cada ser humano. Por esta razón, «Autorretrato sin mí» es un libro que exige ser saboreado lentamente, un tesoro literario que difícilmente se borrará de la memoria.

El talento narrativo de Aramburu se manifiesta en su capacidad para convertir lo cotidiano en extraordinario, para revelar la belleza y la profundidad en cada experiencia. Este autor, mago de las palabras, nos invita a explorar los matices de la existencia a través de su lente única.

En estas páginas, Aramburu nos sumerge en un viaje literario donde cada palabra es cuidadosamente seleccionada, cada párrafo es una obra de arte en sí misma. El lector se ve transportado a través de las emociones, los momentos de éxtasis y las tristezas más profundas, todo hilado con la maestría de un escritor consumado.

La familia, uno de los temas centrales de «Autorretrato sin mí», se convierte en un lienzo donde Aramburu pinta con delicadeza las complejidades de los lazos familiares. Las relaciones parentales, el amor filial, la alegría de la paternidad y las inevitables penas del camino se despliegan ante nosotros de manera vívida y realista.

Cada palabra es un pincelazo que da vida a estas escenas, y el lector se encuentra inmerso en un universo donde las emociones fluyen con una autenticidad abrumadora. Aramburu, como un alquimista literario, transforma las palabras en emociones palpables, haciendo que cada página sea una experiencia sensorial.

En este viaje, Aramburu también explora la condición humana en su máxima expresión. «Autorretrato sin mí» no es simplemente una obra autobiográfica; es un espejo donde cada lector se encuentra a sí mismo. Los dilemas, los triunfos y las derrotas se entrelazan en una danza que refleja la complejidad de la existencia humana.

La narrativa de Aramburu, lejos de ser un mero relato, se convierte en una sinfonía literaria que resuena en el corazón de quienes se aventuran en sus páginas. Con una maestría innegable, el autor nos invita a reflexionar sobre la vida, el amor, la familia y, en última instancia, sobre nosotros mismos.



 

La infancia que transcurrió en un barrio de San Sebastián, los recuerdos dolorosos de los años sombríos en el País Vasco, la experiencia como maestro en Alemania, los rituales al escribir y al encontrarse con los lectores, algunos paseos y viajes, las valiosas lecciones extraídas de la atenta lectura de Albert Camus: este compendio reúne los más destacados artículos literarios de Fernando Aramburu. Se trata de piezas exquisitas, impregnadas de humor, sensibilidad y sabiduría, que pueden explorarse como notas narrativas, fragmentos de memorias o incluso como un pequeño tratado vital basado en ciertas certezas que sirven como brújula moral.

Este libro acogedor sigue la senda del humanismo, emanando serenidad, rebosante de color, con un aprecio por los detalles cotidianos, una celebración de las aves y las ardillas, un amor profundo por la literatura y un humor que desafía las pedanterías. Se burla de los fanáticos mientras muestra solidaridad con las víctimas, tejiendo una trama literaria que cautiva y envuelve al lector.

A través de las páginas de este volumen, Aramburu nos invita a un viaje íntimo por su vida y pensamientos. La esencia de su niñez se despliega ante nosotros, vívida y evocadora, en las calles de San Sebastián. Los años difíciles en el País Vasco emergen como sombras del pasado, tejidas con dolor y resiliencia. Su experiencia como maestro en Alemania se convierte en un crisol de aprendizajes y anécdotas, pintando un retrato único de un hombre inmerso en la riqueza de la diversidad cultural.

Los rituales que rodean su escritura revelan la pasión que Aramburu vierte en cada palabra, cada párrafo. Su conexión con los lectores trasciende la página, creando un lazo íntimo entre autor y lector. Los paseos y viajes se convierten en ventanas hacia nuevos horizontes, alimentando la creatividad y enriqueciendo sus perspectivas.

Albert Camus, como guía literaria, deja una huella indeleble en la obra de Aramburu. Las lecciones extraídas de sus escritos se entrelazan con la trama de los artículos, aportando una profundidad filosófica que eleva el contenido a nuevas alturas. Cada reflexión, cada observación, se convierte en un eco de la maestría de Camus, tejida con la voz única de Aramburu.

Este libro no es simplemente una colección de artículos; es un testamento de humanidad. En cada línea, se revela un compromiso con el humanismo, un enfoque sereno y colorista que encuentra belleza en los detalles más simples de la vida. Las aves y las ardillas se convierten en compañeras de viaje, símbolos de la conexión con la naturaleza y la celebración de la vida en su forma más pura.

La devoción a la literatura impregna cada página, como un hilo conductor que une los diferentes aspectos de la vida de Aramburu. Su humor, afilado y sagaz, se convierte en un faro que ilumina las oscuridades de la pedantería, mientras que la ridiculización de los fanáticos se presenta como una forma de resistencia ante la intolerancia.

La solidaridad con las víctimas se manifiesta como un acto de empatía, tejiendo un tapiz de compasión que atraviesa las páginas. En este compendio, Aramburu no solo comparte su talento literario excepcional, sino que también ofrece una visión única de la vida, marcada por la búsqueda de la verdad, la belleza en la simplicidad y la resistencia ante las sombras del pasado.



 

Un estremecedor testimonio literario sobre el espinoso tema de la violencia de ETA.

Resulta desafiante comenzar a sumergirse en las historias en apariencia modestas, con una simplicidad engañosa que caracteriza a Los peces de la amargura, sin experimentar conmoción, sacudidas y, en ocasiones, indignación ante la cruda verdad humana que encierran. Se trata de una materia extremadamente dolorosa para las incontables víctimas del crimen políticamente justificado, pero solo un narrador excepcional como Aramburu consigue relatar de manera auténtica y creíble.

Un padre se aferra a sus rutinas y pasatiempos, como el cuidado de los peces, para sobrellevar el trastorno de tener a una hija hospitalizada e inválida; un matrimonio, hastiado por el acoso de fanáticos hacia un vecino, espera con anhelo que este finalmente se marche; un joven rememora a su compañero de juegos, quien más tarde será partícipe de atentados; una mujer resiste cuanto puede los asedios y amenazas antes de decidir partir… A través de crónicas, reportajes, testimonios en primera persona, cartas o relatos dirigidos a los hijos, Los peces de la amargura recopila fragmentos de vidas en las cuales, sin un dramatismo evidente pero de manera indirecta y, por ende, eficaz, emerge la emoción y, con ella, la denuncia y el homenaje.



 

Un impactante cuadro del País Vasco en la década de los sesenta y el surgimiento de ETA.

A finales de los años sesenta, nuestro protagonista, un niño de ocho años, se traslada a San Sebastián para vivir con sus tíos. Allí, atestigua cómo transcurren los días en la familia y el barrio: su tío Vicente, de carácter débil, divide su vida entre la fábrica y la taberna, mientras que su tía Maripuy, mujer de fuerte personalidad pero sometida a las convenciones sociales y religiosas de la época, es quien realmente gobierna la familia.

Su prima Mari Nieves vive obsesionada por los chicos, y el hosco y taciturno primo Julen es adoctrinado por el cura de la parroquia para terminar enrolado en la incipiente ETA. El destino de todos ellos, como el de tantos personajes secundarios de la Historia, atrapados entre la necesidad y la ignorancia, experimentará, años después, un giro inesperado.

Alternando las memorias del protagonista con los apuntes del escritor, «Años Lentos» ofrece además una brillante reflexión sobre cómo la vida se destila en una novela, cómo el recuerdo sentimental se convierte en memoria colectiva, mientras su escritura clara deja entrever un oscuro trasfondo de culpa en la historia reciente del País Vasco.



 

Ocho relatos inolvidables que destacan lo dramático y heroico, pero también lo miserable, atroz y absurdo que existe en el alma humana.

El «vigilante número 155» es un hombre de mediana edad asignado a una solitaria cabaña en las orillas de un fiordo noruego. Su misión: alertar sobre la presencia de terroristas en la zona, lo que implica permanecer alerta día y noche. Esta pesadilla, estrechamente ligada al abrumador sentimiento de culpa que atormenta a un funcionario de prisiones, crea la atmósfera claustrofóbica del cuento que da título a este excepcional libro de relatos. Algo de esa angustia generada por el terrorismo se refleja también en «Chavales con gorra», donde el miedo impulsa a una pareja a huir de ciudad en ciudad, o, en su máxima expresión, en «Carne rota», un impactante mosaico basado en las experiencias de varios personajes en la tragedia del 11-M. Otros impactos más íntimos se recrean en la historia del adolescente que descubre la verdadera moralidad de su padre durante unas vacaciones; en el personaje que se encuentra a diario con el dolor de una mujer que llora en una estación de metro, o en aquel que atestigua su propia muerte.

Este libro transporta a los lectores a través de una montaña rusa emocional, explorando las profundidades de la condición humana. Cada relato es como una ventana abierta a diferentes aspectos de la vida, mostrando la complejidad de nuestras emociones y acciones.

El «vigilante número 155» encarna el sacrificio y la constancia en medio de circunstancias adversas. Su soledad en la inhóspita cabaña resalta la naturaleza desafiante de su labor, donde la responsabilidad se convierte en un peso constante. La culpa que atenaza al funcionario de prisiones agrega un matiz psicológico, sumergiendo al lector en la lucha interna de un hombre confrontado con sus propios dilemas morales.

En «Chavales con gorra», el miedo se convierte en el motor que impulsa a una pareja a una serie frenética de huidas. Cada ciudad ofrece una nueva capa de desafíos y peligros, revelando la fragilidad de la seguridad aparente. Este relato se convierte en un recordatorio de la volatilidad de nuestras vidas y cómo el miedo puede convertirse en el catalizador de decisiones extraordinarias.

«Carne rota» nos sumerge en el caos y la desesperación que rodearon los eventos del 11-M. A través de un mosaico de experiencias, el lector se encuentra cara a cara con la crudeza de la tragedia y las respuestas variadas de aquellos que la vivieron. Este relato no solo narra los hechos, sino que también explora las consecuencias duraderas que se extienden mucho más allá de ese fatídico día.

Los encuentros más íntimos, como la revelación de la verdadera naturaleza moral de un padre o la presencia constante del dolor ajeno en una estación de metro, agregan capas de profundidad emocional a la narrativa. Cada historia es un viaje emocional en sí mismo, conectando al lector con la riqueza y complejidad de la experiencia humana.



 

Toni, un maestro desencantado con el mundo, toma la decisión de poner fin a su vida. Con meticulosidad y serenidad, elige la fecha: en un año. Hasta entonces, cada noche redactará en el hogar que comparte con su fiel perra Pepa y una biblioteca de la que se va deshaciendo, una crónica personal. Esta crónica es dura, descreída, pero a la vez tierna y llena de humor. A través de ella, busca descubrir las razones detrás de su decisión radical, revelar cada partícula de su intimidad, narrar su pasado y los múltiples asuntos cotidianos de una España políticamente convulsa.

En esta crónica, Toni disecciona con un bisturí implacable a sus padres, a un hermano que no soporta, a su exmujer Amalia, de la cual no logra desconectarse, y a su problemático hijo Nikita. También emerge su amigo cáustico, Patachula, y una sorprendente Águeda. En la sucesión de episodios amorosos y familiares de esta adictiva constelación humana, Toni, un hombre desorientado empeñado en hacer recuento de sus ruinas, insufla, paradójicamente, una inolvidable lección de vida.

Este relato, que destila una mezcla de pesar y sarcasmo, nos sumerge en la compleja psique de Toni, revelando capa tras capa sus luchas internas. Cada palabra es como un pincel que pinta un retrato vívido de su mundo, donde las sombras y las luces se entrelazan en una danza única. La historia, lejos de ser un mero testimonio, se convierte en un espejo en el que muchos pueden reconocerse, quizás encontrando consuelo en la comprensión de las batallas internas que todos enfrentamos.

La relación de Toni con su entorno, marcada por la amargura y el desencanto, se torna una travesía hacia la comprensión propia. A medida que desgrana los hilos de su vida, se desvela la complejidad de las relaciones humanas, las cuales están plagadas de contradicciones y matices. La presencia constante de su perra Pepa, como testigo silente, agrega una dimensión de lealtad y consuelo en medio de la tormenta emocional que envuelve a Toni.

En el trasfondo de una España políticamente agitada, los relatos de Toni tejen una narrativa que va más allá de las circunstancias individuales. Se convierte en un reflejo de la sociedad, donde las tensiones personales se entrelazan con los tumultos políticos, creando un tapiz complejo de experiencias compartidas. La crónica de Toni, lejos de ser una simple confesión, se convierte en un eco de las vicisitudes de una época y, por ende, en un relato atemporal.

La presencia de personajes como su exmujer Amalia y el enigmático amigo Patachula añade capas de intriga y complejidad al relato. Cada encuentro, cada conversación, es un paso más hacia la comprensión, aunque esta sea esquiva y se oculte entre las grietas de la desesperación. La inclusión de la inesperada Águeda agrega un giro inesperado, desafiando las expectativas y proporcionando una chispa de esperanza en la oscuridad que rodea a Toni.

En el devenir de esta crónica, Toni, a pesar de su determinación de poner fin a su vida, se convierte en un narrador apasionante. Su capacidad para extraer lecciones de sus propias ruinas revela una paradoja conmovedora. Cada palabra, cada giro de la historia, es un testimonio de la complejidad de la existencia y la capacidad humana para hallar significado incluso en los momentos más oscuros.



 

Una conmovedora novela, difícil de borrar de la memoria, que relata los últimos treinta años de la vida en Euskadi.

El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se encamina al cementerio para compartir con la tumba de su esposo, el Txato, asesinado por los terroristas, su decisión de regresar a la casa que compartieron. ¿Podrá convivir con aquellos que la hostigaron antes y después del atentado que trastornó su vida y la de su familia? ¿Descubrirá la identidad del encapuchado que, en un día lluvioso, segó la vida de su esposo cuando regresaba de su empresa de transportes?

Aunque llegue de incógnito, la presencia de Bittori perturbará la falsa tranquilidad del pueblo, especialmente la de su vecina Miren, una amiga íntima en otro tiempo y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué ocurrió entre estas dos mujeres? ¿Qué envenenó la existencia de sus hijos y esposos, tan unidos en el pasado?

Con sus dolorosas cicatrices ocultas y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y corajes, la historia ardiente de sus vidas antes y después del cráter que dejó la muerte del Txato nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad fracturada por el fanatismo político.

Este libro electrónico también incorpora «Patria en el taller», un contenido que detalla el nacimiento de la novela de Fernando Aramburu.



 

Dos jóvenes llenos de exaltación, Asier y Joseba, emprenden un viaje al sur de Francia en 2011 con la firme intención de unirse como militantes a ETA. Su destino los lleva a una granja de pollos, donde son acogidos por una pareja francesa con la que apenas logran entenderse. Allí, reciben la noticia de que la banda ha anunciado el cese de sus actividades armadas. Abandonados a su suerte, sin recursos económicos, carentes de experiencia y desprovistos de armas, deciden perseverar en su lucha de manera independiente. Fundan su propia organización, en la que uno asume el papel de líder y disciplinado ideólogo, mientras que el otro adopta una posición subalterna más relajada.

El contraste entre su deseo de realizar gestas y las cómicas peripecias que experimentan bajo una persistente lluvia conduce la historia hacia un género que podría describirse como un drama cómico. La trama toma un giro inesperado cuando conocen a una joven que les propone un intrigante plan. Tras el éxito de «Patria», la nueva novela de Fernando Aramburu, titulada «Hijos de la fábula», nos sumerge de manera ágil y sorprendente en una peripecia inesperada que culmina en un desenlace magistral.

Aramburu nos narra esta historia con un humor constante, cáustico y veloz. Su habilidad para construir frases breves se convierte en un auténtico virtuosismo literario. «Hijos de la fábula» reafirma que Fernando Aramburu pertenece a la estirpe de los grandes escritores, aquellos que nos cautivan con historias de una manera única y excepcional.


📄 Tus comentarios sobre la ficha de Fernando Aramburu

    ¿Hay algún comentario sobre esta ficha en concreto que nos quieras hacer llegar?.


    🎥 Para finalizar, te dejamos con un vídeo relacionado de Fernando Aramburu

    Enlace a la Wikipedia: Wiki de Fernando Aramburu

       Leer gratis         Audiolibros gratis         2ª mano