Libros de Héctor Abad Faciolince

Roger Casadejús Pérez
4.5/5 - (33 votos)

✔ Todos sus libros y audiolibros completos

 

En la tabla anterior, tan solo te hemos mostrado algunos libros de Héctor Abad Faciolince.

Para consultar todos sus libros haz clic en el siguiente botón:

 
   Ver sus libros en Amazon   


❤️ Biografía de Héctor Abad Faciolince

Nació en 1958 en Medellín, Colombia. Estudió Lenguas Modernas y Literatura en la Universidad de Turín (Italia), fue columnista de la revista Semana y actualmente escribe regularmente en El Espectador.

También escribe regularmente en las revistas mexicanas El País y Letras Libres. Es el antiguo director de la Biblioteca Universitaria Eafit.

Además de numerosos ensayos, traducciones y críticas literarias, ha publicado, entre otros: Asuntos de un hidalgo disoluto (Alfaguara, 1994); Tratado de culinaria para mujeres tristes (Alfaguara, 1997); Fragmentos de amor furtivo (Alfaguara, 1998); Basura (2000), que obtuvo en España el I Premio Casa de América de Narrativa Innovadora; Angosta (2003), El olvido que seremos (2006), su libro más celebrado, en donde revive la historia de su padre, el doctor Héctor Abad Gómez, y las circunstancias de su asesinato; Traiciones de la memoria (2009), Testamento involuntario (2011), y La Oculta (2015), Premio Cálamo al mejor libro del año.

En 2017, Alfaguara reestrenó El olvido que seremos junto a Carta a una sombra (2015), un documental inspirado en el libro que muestra la violencia política que ha azotado a Colombia desde la intimidad de la ropa de luto de la familia Abad.

En 2020, Alfaguara publica Lo que fue presente, un emotivo recorrido creativo del escritor desde 1985 hasta la publicación de El olvido que seremos, que también será filmado por Fernando Trueba.

Fue galardonado con el Premio de Periodismo Simón Bolívar por sus columnas de opinión en 1998 y con el mismo premio en 2006. Sus libros se han traducido a más de una docena de idiomas. De ellos, Angosta fue premiado en China, mientras que las versiones inglesa y portuguesa de El olvido que seremos fueron premiadas en Estados Unidos y Portugal respectivamente.

 

📖 Los libros en castellano más destacados de su bibliografía



 

Gaspar Medina, un hombre en sus setenta años, se expresa con tono hosco y sentencioso, revelando un humor entre grotesco y amargo mientras narra en voz alta una serie de episodios curiosos. Su objetivo es desentrañar, frente a la muda Cunegunda, el enredo de su larga existencia. Las memorias del anciano buscan resolver, a través de un delirio lúcido de recuerdos desordenados, una íntima contradicción: el personaje es, a la vez, hidalgo y disoluto. Educado, bondadoso y ascético, pero también abyecto, promiscuo e insensible. Alguien que no experimenta apetito, deseo, odio o amor, y sin embargo, ha llegado a amar a Ángela Pietragrúa hasta perder la cordura.

Las tramas de Gaspar se desarrollan tanto en Italia como en Colombia, abarcando el adulterio, la seducción, la política, la religión y la familia.

Gaspar, a pesar de su edad avanzada, relata con viveza y detalle los escenarios de sus vivencias, transportando al lector entre las intrigas de Italia y la pasión desenfrenada de Colombia. Su vida, marcada por una dualidad sorprendente, presenta un personaje complejo, tejiendo la trama de sus recuerdos de manera enredada pero apasionante.

En la península itálica, Gaspar se ve envuelto en asuntos de adulterio que desafían las normas sociales de la época. Su educación y bondad contrastan con sus acciones abyectas y promiscuas, creando un personaje que desafía las convenciones. La seducción se convierte en un hilo conductor de sus experiencias, entrelazando la política y la religión en una danza compleja.

En Colombia, el telón de fondo cambia, pero la dualidad persiste. Gaspar, ahora inmerso en las pasiones colombianas, revela su insensibilidad y promiscuidad de manera aún más impactante. La familia, en este escenario, se convierte en un elemento crucial, tejiendo la red de relaciones que definen su existencia.

El protagonismo de Ángela Pietragrúa en la historia de Gaspar es fundamental. Su amor, intenso y desquiciado, añade un matiz de locura a la vida del septuagenario. La pérdida de cordura ante este amor desbordante se convierte en un punto culminante en las memorias de Gaspar, revelando la complejidad de sus emociones.

La narrativa de Gaspar, aunque enredada, se despliega con una riqueza de detalles que transporta al lector a través de los intrincados senderos de su vida. Italia y Colombia sirven como escenarios vibrantes para las tramas de adulterio, seducción y pasiones desbordadas. La dualidad del personaje se manifiesta de manera impactante, desafiando las expectativas y explorando las facetas más oscuras y luminosas de su ser.



 

El despertar de un esposo, una reflexión íntima y sincera sobre el declive del amor, reúne dieciséis relatos que exploran aspectos fundamentales de la narrativa de Abad Faciolince: el deseo y su pérdida, los desencuentros y la punzante herida del desamor. Sus personajes se ven atravesados por la añoranza, el hastío derivado de la rutina conyugal, los celos y la infidelidad. Entre las figuras que aparecen, encontramos a un esposo que se despierta cada día al lado de su esposa, solo para darse cuenta de que ya no la desea como antes; un hombre que observa celoso a su mujer desde la distancia, mientras ella comparte su tiempo con extraños que parecen seducirla, y una mujer que redacta un memorial de agravios en el que reclama a su esposo por haber dejado de quererla.

La melancolía y la conciencia frente al inexorable paso del tiempo son las fuerzas que delinean este universo literario creado con dolorosa lucidez por su autor. En este espacio literario, el narcotráfico y la violencia irrumpen como constantes recordatorios de nuestra convulsionada realidad.

Cada relato sumerge al lector en un mundo donde las emociones fluyen con la profundidad de una corriente subterránea, donde el desencanto se entrelaza con la nostalgia y la desilusión. Abad Faciolince, con maestría, logra capturar los matices más sutiles de las relaciones humanas, exponiendo la fragilidad de los lazos afectivos y la complejidad de los sentimientos.

La narrativa de este autor se erige como un espejo que refleja las sombras de la vida cotidiana, donde el desamor y la pérdida se entrelazan con la esperanza y la redención. Cada palabra cuidadosamente seleccionada resuena con una autenticidad palpable, creando un vínculo íntimo entre el lector y los personajes que transitan por estas historias.

En este cosmos literario, la presencia del narcotráfico y la violencia no es simplemente un elemento adicional, sino un eco ineludible de la realidad que permea cada página. Abad Faciolince logra tejer estas temáticas de manera magistral, insertándolas con naturalidad en el tejido narrativo y enriqueciendo la experiencia del lector con una visión descarnada de la sociedad contemporánea.

A medida que avanzamos por los relatos, nos sumergimos en la psique de los personajes, explorando sus anhelos y desilusiones con una empatía que solo un autor consumado puede lograr. La prosa de Abad Faciolince fluye como un río serpenteante, llevándonos de la mano a través de los laberintos emocionales de sus protagonistas.



 

Tres relatos entrelazados sobre el recuerdo.

Cuando uno padece de esa peculiar forma de brutalidad que es la mala memoria, el pasado adquiere una consistencia casi tan irreal como el futuro.

Bajo esta premisa, se tejen los tres relatos que conforman Traiciones de la memoria. Después de sumergirse en estas narrativas, una amalgama de cuento, ensayo y autobiografía, queda esa extraña sensación de que lo que fue y lo que vendrá nunca se completa del todo, salvo en las palabras que intentan atraparlo.

El primer relato es la reconstrucción meticulosa y precisa del origen de un soneto descubierto en el bolsillo de un difunto. El segundo narra las peripecias de un colombiano exiliado en Turín. El último busca explorar no lo que llegamos a ser efectivamente, sino lo que podríamos haber sido si en algún momento de la vida hubiéramos tomado otro rumbo.

La memoria solo es confiable cuando es imperfecta, y una aproximación a la precaria verdad humana se construye únicamente con la suma de los recuerdos imprecisos, unidos a la resta de los diversos olvidos. Cada relato se convierte así en un tejido complejo de momentos capturados entre las grietas del tiempo, donde la imperfección es la esencia misma de la autenticidad.

En el primero, se desentraña el misterio de un soneto, una joya literaria descubierta en circunstancias inusuales. La minuciosidad de la reconstrucción nos sumerge en la mente del narrador, desentrañando cada verso como si fueran los hilos de su propia existencia. El pasado se entreteje con el presente, revelando que el soneto, más que una obra aislada, es un eco de la vida y la muerte.

En el segundo relato, las calles de Turín se convierten en el escenario de las vicisitudes de un exiliado colombiano. Las palabras fluyen como un río narrativo, llevándonos a través de las calles empedradas y los callejones oscuros mientras el protagonista lucha por encontrar su lugar en un mundo desconocido. La memoria se convierte en un refugio, pero también en un laberinto donde los recuerdos se mezclan con la realidad.

El tercer relato se sumerge en la exploración de los caminos no tomados. A través de la introspección, el narrador reflexiona sobre las decisiones que podrían haber dado forma a un destino alternativo. Cada elección se convierte en una bifurcación en el camino de la vida, y la memoria se convierte en el único faro que ilumina las sendas que no se recorrieron. La incertidumbre del futuro se entrelaza con la nostalgia del pasado no vivido.

En conjunto, Traiciones de la memoria se erige como un monumento literario que desafía la linealidad del tiempo. Los relatos se entrelazan, creando una red de significados que van más allá de las palabras. La memoria, imperfecta y traicionera, se revela como la única testigo fidedigna de nuestra existencia. En este tejido de recuerdos, el pasado y el futuro convergen en un presente eterno, donde la verdad se encuentra en la intersección de la memoria y la imaginación.



 

El narrador emprende un fascinante viaje en compañía de sus dos esposas, A y C, sumergiéndose en la bulliciosa ciudad de El Cairo. A lo largo de los siglos, se han tejido innumerables elogios en torno a esta metrópoli, pero quizás el más célebre y repetido provenga de las Mil y una Noches: «Aquel que no ha contemplado El Cairo, no ha contemplado el mundo; su tierra es oro, su Nilo un milagro. Sus mujeres, semejantes a los húries de ojos negros del Paraíso, embellecen la vista; sus moradas se erigen como palacios, y su atmósfera, suave y perfumada, rebosa el encanto del sándalo. Un deleite para el corazón».

Esta ciudad milenaria despliega ante los ojos del narrador un tapiz de maravillas, donde cada callejón susurra historias ancestrales. El Cairo, con su esplendor imperecedero, cautiva los sentidos y se erige como una joya en el vasto tesoro de la humanidad.

En esta travesía, las dos esposas del narrador, A y C, se convierten en testigos privilegiados de la grandeza de El Cairo. Las palabras de elogio, que han resonado durante siglos, se manifiestan en cada rincón de esta ciudad majestuosa. El Nilo, como un milagro líquido, serpentea a través de la tierra dorada, nutriendo la vida que florece a su paso.

Las mujeres de El Cairo, comparadas con los húries de ojos negros del Paraíso, son musas que caminan entre susurros de tradición y modernidad. Sus miradas, profundas como el ébano, reflejan la riqueza cultural que se entrelaza en esta urbe vibrante.

Las moradas, más que simples hogares, se erigen como palacios que atestiguan la grandeza de civilizaciones que han dejado su huella en cada piedra. La arquitectura de El Cairo cuenta historias de imperios perdidos y épocas gloriosas, resonando en sus callejones como un eco del pasado.

El aire de El Cairo, suave y embriagador como el sándalo, envuelve al viajero en una experiencia sensorial única. Cada bocanada parece impregnada de la esencia misma de la historia que flota en el ambiente. Un regocijo para el corazón, que late al compás de una ciudad que ha sido testigo de siglos de transformación.



 

Un moderno Decamerón de la pluma de Héctor Abad Faciolince.

Como en el Decamerón, los amantes se refugian en las colinas, alejados de la peste, para relatar historias que los rescaten de la muerte. Susana se convierte en Scherezada y, noche tras noche, le narra a su sultán Rodrigo una nueva historia. Cada relato pinta el episodio de alguno de sus múltiples amores del pasado, y Rodrigo aplaza en cada amanecer su decisión de decapitarla. Todo con la esperanza de recibir la siguiente noche la puñalada de los celos de otro relato.

En este Decamerón contemporáneo, Héctor Abad Faciolince nos transporta a un mundo donde los amores se entrelazan con la amenaza de la muerte. Susana, la narradora de estas historias, se convierte en la hábil tejedora de relatos que mantienen viva la llama de su propia existencia.

Cada episodio que comparte Susana con Rodrigo se convierte en una ventana al pasado, revelando amores apasionados y encuentros clandestinos. La pluma de Abad Faciolince nos sumerge en la complejidad de las relaciones humanas, donde el deseo y la traición se entrelazan de manera inextricable.

Rodrigo, el sultán atrapado en la red de historias de Susana, se ve inmerso en un dilema constante. La decisión de decapitar a la narradora se posterga con cada nuevo relato, dejando entrever la lucha interna del sultán entre el deber y la fascinación por las historias prohibidas.

Las colinas, lejos de la peste que amenaza con arrebatarles la vida, se convierten en el escenario donde la imaginación de Susana cobra vida. Abad Faciolince, con maestría, nos sumerge en un laberinto de pasiones y emociones, donde cada palabra está meticulosamente seleccionada para cautivar al lector.

La tensión crece con cada narración, y el lector se encuentra atrapado en el juego de Susana y Rodrigo. ¿Cuándo llegará el amanecer que pondrá fin a la vida de la narradora? ¿O acaso la magia de sus relatos logrará mantenerla a salvo una noche más?

El Decamerón de Abad Faciolince nos invita a reflexionar sobre la naturaleza efímera de la vida y el poder redentor de las historias. A través de la pluma del autor, cada palabra se convierte en un pincel que da vida a un lienzo lleno de pasión, intriga y misterio.

En este relato, la estructura lineal nos sumerge en una narrativa fluida, donde cada palabra es cuidadosamente seleccionada para crear un impacto duradero. La maestría de Abad Faciolince como narrador se hace evidente en cada giro de la trama, manteniendo al lector en vilo hasta la última palabra.



 

Las manifestaciones de la ociosidad no constituyen un compendio dirigido exclusivamente a individuos perezosos, a pesar de que se pueden explorar desde los rincones del descanso redentor. Lúcidos, amenos, críticos y persuasivos, estos ensayos de Héctor Abad Faciolince representan una invitación espontánea y altruista al intercambio de ideas. Un intercambio que abarca tanto la memoria íntima como la histórica, lo público y lo confidencial.

En estas reflexiones, Abad Faciolince nos conduce por un viaje introspectivo y colectivo, donde la perspicacia se entrelaza con la diversión, y la crítica se convierte en un elemento convincente. A través de su pluma hábil, el autor nos sumerge en un diálogo que abraza las dimensiones íntimas de la memoria, así como los relatos que han dejado huella en la historia, ya sea en el ámbito público o en el ámbito más privado y reservado.

El autor no se limita a observar pasivamente, sino que invita al lector a sumergirse activamente en esta sinfonía de palabras cuidadosamente seleccionadas. Abad Faciolince logra capturar la esencia misma de la conversación, donde el pasado se entrelaza con el presente y lo personal se entremezcla con lo colectivo.

En este diálogo, la memoria íntima se revela como un tesoro que merece ser explorado y compartido. Abad Faciolince nos invita a reflexionar sobre nuestras propias experiencias, a mirar hacia atrás y redescubrir momentos que han dado forma a nuestra identidad. La memoria histórica, por su parte, se despliega como un tapiz que conecta los hilos del pasado con los eventos contemporáneos, tejiendo una narrativa rica y compleja.

El carácter público de este diálogo no solo se limita a la esfera política o social, sino que también abarca la esencia misma de la experiencia humana. Abad Faciolince logra conectar lo personal con lo colectivo, revelando la interconexión que une a individuos aparentemente dispares. La capacidad del autor para presentar críticas de manera convincente no solo agrega profundidad al diálogo, sino que también estimula la reflexión crítica del lector.



 

En el trasfondo de esta historia se devela una intromisión inadmisible: el narrador, de manera fortuita, accede a los relatos desechados por Davanzati, su vecino y ex novelista. Este último, sin contemplaciones, descarta sus creaciones en la papelera apenas concluyen de ser escritas. A partir de este momento, el narrador se transforma en un lector obsesivo de estos textos, rescatando del desecho una galería de estilos de un escritor que labora sin destinatario aparente. A través de estas páginas desechadas, se vislumbra una existencia peculiar y de difícil reconstrucción.

Las conexiones entre la escritura y la lectura, la vida y la literatura, son exploradas desde una perspectiva completamente innovadora. Estos desechos literarios se convierten en un testimonio de los excesos y violaciones que todo lector comete al sumergirse en las palabras de otro.

La trama revela la dualidad entre la creación y la desecho, donde las palabras toman forma en la mente del novelista, solo para ser despedidas sin piedad hacia la papelera. Este acto aparentemente trivial, se transforma en la génesis de una relación obsesiva entre el narrador y los escritos despreciados.

Davanzati, un escritor que labora en la sombra, construye su propia narrativa a través de los desechos literarios. Su existencia se entreteje entre las líneas de sus relatos despreciados, creando una trama más compleja y enigmática que la que podría haber surgido de sus obras oficiales.

Las palabras descartadas, que para muchos serían solo desperdicios, para nuestro narrador se convierten en tesoros literarios. Cada hoja desechada es analizada con meticulosidad, revelando no solo el estilo del escritor, sino también pinceladas de su vida personal. La papelera se transforma en un portal hacia la intimidad y las peculiaridades de Davanzati.

La relación entre la escritura y la vida adquiere una nueva dimensión a través de esta narrativa única. La obsesión del narrador por los escritos descartados va más allá de la mera admiración literaria; se convierte en una búsqueda incansable por comprender la esencia misma de Davanzati, desentrañando los misterios de su existencia.

En este viaje literario, somos testigos de los excesos y violaciones que experimenta todo lector al sumergirse en las páginas desechadas de un escritor. Cada palabra, cada frase, se convierte en una invasión íntima, revelando secretos y suscitando reflexiones profundas sobre la conexión entre el lector y el autor.



 

Esta obra literaria, aclamada de manera unánime por la crítica como una verdadera obra maestra, ha logrado vender más de 18.000 ejemplares en español. Su impacto trasciende fronteras, siendo traducida al mandarín y galardonada en China como la mejor novela extranjera del año. En conmemoración a los 10 años desde su publicación, nos complace presentar esta edición especial que incluye un epílogo de Santiago Gamboa, las elogiosas opiniones de la crítica a lo largo de esta década, y la destacada ceremonia de premiación en China.

Angosta emerge como una metrópoli única, caracterizada por sus tres niveles, tres estratos sociales y tres climas distintos. Las montañas dividen la ciudad, junto con un muro y un Check Point, implementando una política de Apartamiento que confina a cada estrato en su propio sector: los dones en Tierra Fría, los segundones en Tierra Templada y los tercerones en la abrasadora Boca del Infierno. Dos plagas modernas, la exclusión y la violencia, asolan Angosta. Los Siete Sabios determinan quiénes tienen el derecho de vivir y quiénes deben desaparecer. El río Turbio fluye cargado de cadáveres, mientras que el Salto de los Desesperados sepulta los cuerpos, ocultando los crímenes a ojos indiscretos.

Aunque Angosta se erige como una metáfora de alguna ciudad colombiana, su relevancia se extiende al ámbito global, reflejando las problemáticas universales de exclusión y violencia que afectan a nuestras sociedades. La narrativa de esta novela envuelve al lector en un viaje profundo, revelando las complejidades de un mundo que, aunque ficticio, resuena con la realidad de nuestras propias ciudades y sociedades.



 

Si los escritores son considerados maestros en el arte de contar verdades a través de la mentira, el título de este libro no decepciona en su misión: no se trata de un tratado académico, ni tampoco es un compendio culinario convencional. Más bien, parece estar destinado a mujeres alegres, notablemente alegres. A pesar de esto, no debemos pasar por alto que contiene valiosas recetas de cocina, otorgándole un carácter que bien podría considerarse un manual culinario en su propia categoría. Además, su tono humorístico podría no solo entretener, sino también brindar consuelo, haciéndolo potencialmente útil para aquellas mujeres que han experimentado la tristeza en algún momento de sus vidas. Pero, ¿y los hombres? Es bien sabido que, en ocasiones, los varones son relegados de las cocinas, pero no deberían subestimar la importancia de entender lo que realmente sucede entre fogones. En este sentido, el libro se presenta como un testigo de la sabiduría lacónica de la vida, reflejada en sus peculiares recomendaciones.

Este libro, obra de un consumado escritor colombiano, no se limita a las convenciones literarias comunes. Más bien, se aventura en un territorio híbrido donde la ficción y la realidad se entrelazan de manera única. Las palabras, cuidadosamente seleccionadas, crean un universo propio, un testimonio literario que invita a la reflexión y, al mismo tiempo, deleita a los lectores con ingenio y humor.

En cuanto a su contenido, el autor logra fusionar la narrativa con la cocina, dos mundos aparentemente dispares, pero que encuentran un punto de encuentro sorprendente en estas páginas. No se trata simplemente de un recetario, ni tampoco de una guía de vida; es más bien una amalgama de ambas cosas, un compendio que busca no solo alimentar el cuerpo sino también el alma. Las recetas, lejos de ser simples instrucciones culinarias, se convierten en metáforas de la vida misma, cada una con su propia dosis de sabiduría y un toque de humor que las hace aún más apetecibles.

Las mujeres, que podrían ser el público principal según la percepción inicial, encontrarán en estas páginas un reflejo de sus propias experiencias, pero también una invitación a explorar nuevas perspectivas. La tristeza, ese sentimiento universal, se aborda desde un enfoque que va más allá de la melancolía; se convierte en el ingrediente secreto que potencia el sabor de las historias narradas.

¿Y qué decir de los hombres? Aunque la cocina a veces se considere un terreno femenino, este libro invita a los varones a adentrarse en este universo gastronómico, desafiando los estereotipos. Las recetas, presentadas de manera amena y accesible, se convierten en una puerta de entrada para aquellos que quieran descubrir el placer de crear algo delicioso con sus propias manos.



 

«Parece que no logro ser, si es que intento ser algo. No represento nada: un escritor que no plasma nada, excepto un diario. Un amante que no consigue amar. Un padre que no despliega su rol. Un esposo distante».

Los registros personales de Héctor Abad Faciolince se desenvuelven como una narrativa de crecimiento. Incluyen aquellos desde finales de 1985 (cuando era un estudiante de 27 años) hasta la publicación de su obra más elogiada, «El olvido que seremos», en 2006.

En estas páginas se narran las inquietudes de alguien que, a pesar de anhelar ser escritor, redactaba escasa ficción y abundaba en relatos sobre sus obsesiones, amores y desafíos cotidianos. Abad buscaba dejar constancia, al menos, de su incapacidad para escribir.

Un testimonio descarnado sobre el nacimiento de una vocación y cómo se aprende a enfrentar la ardua y emocionante aventura de vivir.



 

Bajo las aguas, sin vislumbrar nada, aunque mis ojos se abrieran: una barrera viscosa, oscura, gélida, que, por mi afán de escapar, se asemejaba a una sopa de aceite donde mis brazos y piernas avanzaban con extrema lentitud, incluso cuando los movía con todas mis fuerzas.

Así se inicia uno de los episodios más impactantes de esta obra, que se desenvuelve alrededor de La Oculta, una finca oculta en las montañas de Colombia. Pilar, Eva y Antonio Ángel representan los últimos herederos de esta tierra, que ha resistido varias generaciones de la familia. En este lugar, han experimentado los momentos más dichosos de sus vidas, pero también han tenido que enfrentarse al asedio de la violencia y el terror, al desasosiego y a la necesidad de huir.

La narrativa de Héctor Abad teje una trama que sumerge al lector en un viaje emocional, donde cada palabra cuidadosamente seleccionada es como un pincel que pinta paisajes de dolor, esperanza y resistencia en el lienzo de La Oculta. Los personajes, imbuidos de vida por la pluma maestra de Abad, nos transportan a través de las complejidades de sus emociones mientras enfrentan los desafíos que la finca les presenta.

La atmósfera viscosa descrita al principio, que envuelve como un manto oscuro, refleja metafóricamente la presencia constante de la violencia que ha marcado la historia de La Oculta. Cada palabra parece fluir con la lentitud de la lucha diaria, donde los protagonistas, como nadadores en aceite denso, avanzan con esfuerzos titánicos.

La tierra, testigo silente de generaciones, es mucho más que un escenario; es un personaje en sí misma. La Oculta, con sus montañas que susurran historias ancestrales y sus valles que guardan secretos insondables, se convierte en el epicentro de las vidas entrelazadas de Pilar, Eva y Antonio Ángel.

En este microcosmos, los momentos felices, como rayos de sol que atraviesan las nubes, iluminan la narrativa, recordándonos la capacidad humana de encontrar alegría incluso en las circunstancias más adversas. Sin embargo, estos destellos de felicidad a menudo se ven oscurecidos por la sombra amenazante de la violencia que persigue a la familia, un recordatorio constante de la fragilidad de la paz.

Los personajes, delineados con maestría, encarnan la lucha interna entre el arraigo a la tierra que los vio nacer y la necesidad imperiosa de escapar de la oscuridad que la acecha. Pilar, Eva y Antonio Ángel se convierten en símbolos de la resistencia, enfrentando la violencia con valentía mientras buscan preservar los lazos que los unen a La Oculta.

El estilo de Abad, como un río que fluye con elegancia, lleva al lector por una corriente de palabras que evocan imágenes vívidas y emociones palpables. Cada descripción, cada diálogo, resuena con autenticidad, sumergiéndonos en la complejidad de los personajes y la trama. La escritura, como un eco de las montañas de La Oculta, resuena en el alma del lector mucho después de cerrar el libro.



 

Héctor Abad Faciolince, una de las voces más impactantes en la literatura latinoamericana contemporánea, profundiza en el tema del amor y sus diversas manifestaciones para ofrecer un retrato auténtico, perspicaz y entretenido del mito romántico y de los posibles caminos, si es que realmente existen, para alcanzarlo.

Según señala el propio autor, no somos seres angelicales, sino humanos, y todas nuestras acciones están impregnadas por la inevitable imperfección. En el intento de perdonar y de concederse el perdón por las miserias inherentes a la naturaleza humana, Faciolince dialoga con Quevedo, Lope de Vega, Tolstói, Voltaire, Kant y san Pablo. A través de estas conversaciones, descubre la verdad más pura de todas: el amor, esa artimaña de la naturaleza, es y seguirá siendo una falacia en la que todos creemos y una trampa en la que todos anhelamos caer.

«Quizás nos convenga la idea de estar solos, pero lo cierto es que muy pocos toleran la soledad. Es por ello que nos casamos y descasamos, y luego volvemos a casarnos: una lucha interminable para eludir la soledad, ya sea a través de un matrimonio ideal (si es posible), o al menos mediante un matrimonio real».

La reflexión de Abad Faciolince sobre el amor no solo destaca la complejidad de las relaciones humanas, sino que también revela la eterna búsqueda de conexión y compañía. La influencia de grandes figuras literarias y filosóficas en su obra revela un intento consciente de comprender y reconciliarse con las contradicciones inherentes al amor humano.

En este sentido, el autor nos invita a cuestionar nuestras propias percepciones sobre el amor, a aceptar su dualidad y a reconocer que, a pesar de sus desafíos, sigue siendo un motor fundamental en nuestras vidas. La declaración de que el amor es una trampa en la que todos deseamos caer resuena como una verdad incómoda, pero innegable, que atraviesa las experiencias de todos nosotros.



 

Quizás no buscaba solamente un corazón ajeno para seguir adelante, sino también un corazón ajeno para inaugurar una segunda vida.

El reverendo Luis Córdoba aguarda ansiosamente un trasplante de corazón. Este sacerdote afable, de estatura imponente y figura robusta, se enfrenta a la dificultad de hallar un donante compatible debido a su imponente tamaño. Siguiendo el consejo médico de reposo y considerando la inaccesibilidad de su residencia llena de escaleras, se le brinda alojamiento en una casa habitada por dos mujeres, una de ellas recién separada, y tres niños.

Córdoba, persona buena y cultivada, crítico de cine y experto en ópera, encuentra placer en compartir su conocimiento con las mujeres solteras y los niños sin padre que comparten el hogar temporal con él. Pronto se ve envuelto y cautivado por la dinámica de la vida familiar, y, sin proponérselo, asume el papel de figura paternal, replanteándose sus propias opciones de vida en el proceso.

«Salvo mi corazón, todo está bien» narra la historia de un sacerdote benevolente, inspirado en un líder espiritual real, quien pone a prueba sus creencias y su inquebrantable optimismo en un mundo hostil. Su crisis existencial, en medio de personajes llenos de entusiasmo por vivir, ofrece una perspectiva única del matrimonio como una fortaleza sitiada: aquellos que están dentro desean salir, mientras que los que están fuera anhelan ingresar.

La trama se desenvuelve mostrándonos cómo la vida de Córdoba se entrelaza con la de los demás habitantes de la casa, todos ellos con anhelos y deseos distintos. La narrativa explora la complejidad de las relaciones, revelando una visión única del matrimonio como un campo de batalla, donde los conflictos internos y externos convergen en una lucha constante por la felicidad y la realización personal.

A medida que la historia se desenvuelve, la presencia de Córdoba actúa como catalizador para el cambio en la vida de quienes le rodean. Su bondad y sabiduría influyen en la familia temporal, desencadenando reflexiones profundas sobre la naturaleza del compromiso, la fe y la búsqueda de significado en un mundo en constante transformación.



 

El 25 de agosto de 1987, la vida de Medellín se vio empañada por la pérdida trágica de Héctor Abad Gómez, médico y defensor incansable de los derechos humanos. Este conmovedor relato biográfico emerge de la pluma de su propio hijo, revelando una historia desgarradora que se entrelaza con el tejido mismo de la familia, mientras ilustra el oscuro telón de fondo de la violencia que ha sacudido a Colombia durante las últimas cinco décadas.

«Cuando era niño, anhelaba algo aparentemente imposible: que mi padre nunca falleciera. En mi faceta de escritor, aspiré a algo igualmente utópico: lograr que mi padre resucitara. Si existen personajes ficticios, moldeados por las palabras, que perduran en la eternidad, ¿no es plausible que una persona real conserve su vitalidad cuando la transformamos en palabras? Mi propósito fue convertir a mi padre fallecido en algo tan palpable y vívido como un personaje de ficción».

Estas poderosas palabras pertenecen a Héctor Abad Faciolince, quien nos guía a través de este relato magistral que rinde homenaje a la memoria de su progenitor y, al mismo tiempo, arroja luz sobre los acontecimientos que han marcado a fuego la historia colombiana.

La narrativa se desenvuelve con maestría, tejiendo un tapiz de emociones que nos sumerge en la complejidad de la experiencia familiar. Héctor Abad Faciolince, con una destreza única, logra personificar a su padre a través de las letras, resucitándolo en cada página. La magia de la palabra escrita se convierte así en un puente que trasciende la frontera entre lo real y lo imaginario.

Este relato no solo es la crónica íntima de una familia marcada por la tragedia, sino también un reflejo fiel de los tiempos turbulentos que ha atravesado Colombia. La pluma del autor se convierte en un pincel que dibuja con detalle los claroscuros de una nación sacudida por la violencia. Cada palabra es una pincelada que da vida a los recuerdos, haciendo que el lector se sumerja en la complejidad de una realidad que va más allá de la ficción.

En este ejercicio literario, Abad Faciolince se erige como un arquitecto de la memoria, construyendo con cuidado cada frase para recrear no solo la figura de su padre, sino también el entorno que moldeó su existencia. A través de esta obra maestra, logra el milagro de rescatar del olvido los matices más profundos de una vida que se vio truncada demasiado pronto.

La prosa fluye con naturalidad, llevándonos de la mano a través de las vivencias, los sueños y las luchas de una familia que, como tantas otras en Colombia, se ha visto enfrentada a la adversidad. La fuerza de las palabras se manifiesta en cada línea, convirtiendo este relato en un testimonio vivo de la capacidad humana para sobreponerse a la tragedia.


📄 Tus comentarios sobre la ficha de Héctor Abad Faciolince

    ¿Hay algún comentario sobre esta ficha en concreto que nos quieras hacer llegar?.


    🎥 Para finalizar, te dejamos con un vídeo relacionado de Héctor Abad Faciolince

    Enlace a la Wikipedia: Wiki de Héctor Abad Faciolince

       Leer gratis         Audiolibros gratis         2ª mano