Libros de Eduardo Mendoza

Roger Casadejús Pérez
4.4/5 - (25 votos)

✔ Todos sus libros y audiolibros completos

 

En la tabla anterior, tan solo te hemos mostrado algunos libros de Eduardo Mendoza.

Para consultar todos sus libros haz clic en el siguiente botón:

 
   Ver sus libros en Amazon   


❤️ Biografía de Eduardo Mendoza

Eduardo Mendoza Garriga (Barcelona, 11 de enero de 1943). Dramaturgo, novelista, abogado y traductor.

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona; vivió en Nueva York de 1973 a 1982, trabajando como traductor para las Naciones Unidas. Durante su estancia en Nueva York, debutó con La verdad sobre el caso Savolta (1975), que ganó el Premio de la Crítica en 1976 y fue llevada al cine junto con El misterio de la cripta embrujada (1979).

Después publicó El laberinto de las aceitunas y Campo de la verdad en 1982, seguidos de La ciudad de las maravillas en 1986, que fue llevada al cine por Mario Camus en 1999.

En 1986 adaptó y tradujo El sueño de una noche de verano de William Shakespeare con Miguel Narros en La ciudad de los prodigios, Premio Grinzane Cavour (Italia, 1988), Premio Ciutat de Barcelona Publicó La isla inaudita en 1989 y estrenó su primera obra de teatro, Restauració, en 1990. En 1990 se estrenó su primera obra, Restauració.

En 1991 publicó Sin noticias de Gurb, y en 1992 fue invitado a escribir por los autores Félix de Azua, Manuel Vázquez Montalban, Juan Marce, Andrew Martín, Jesús Ferrero, Javier Fernández de Castro, y junto a Francisco González Ledesma escribió la novela negra conjunta El enigma Icaria, que se publicó por entregas en el diario La Vanguardia.

En 1993, ganó el premio literario El año del Diluvio; en 1996, publicó Una comedia ligera, que fue elegida mejor libro en lengua extranjera (Francia 1998); en 2001, publicó La aventura del tocador de señoras, que recibió el premio del Gremio de Libreros de Madrid, al igual que el ensayo «Pío Baroja».

Un año después publicó El último trayecto de Horacio Dos, y en 2004 se estrenó Greus qüestions (Graves cuestiones) en el Festival Temporada Alta de Girona. No volvió a publicar hasta 2006, con la obra de teatro Glòria y la novela Mauricio o las elecciones primarias, que ganó el premio de novela de la Fundación José Manuel Lara Hernández. Ese mismo año, Llátzer publicó Moix Mundo Mendoza sobre el autor.

En los años siguientes publicó ¿Quién se acuerda de Armando Palacio Valdés? (2007), El asombroso viaje de Pomponio Flato (2008) y, en 2009, La ballena, El malentendido, El Tres vidas de santos (2009), que incluye cuentos como La ballena, El malentendido, El final de Dubslav y otros, fue un exitoso debut en el género del cuento. El autor, que escribe bajo el seudónimo de Ricardo Medina, ganó el 15 de octubre de 2010 el LIX Premio de Novela de la editorial Planeta por Linha de Gatos. Madrid, 1936.

El 25 de octubre de 2011, la biblioteca de la Sociedad Cervantes de Cracovia recibió el nombre de Eduardo Mendoza.

En 2015 recibió el premio checo Franz Kafka por su obra literaria, en particular por «La verdad sobre el caso Sabolta».

En 2016 fue galardonado con el Premio Cervantes. En los últimos años ha publicado Qué está pasando en Cataluña (2017), la primera parte de una trilogía, El rey recibe (2018), Baroja y yo: por qué nos quisimos tanto (2019) y El negociado del yin el yan (2019) entre otros libros.

 

📖 Los libros en castellano más destacados de su bibliografía



 

La travesía completa de Una comedia ligera se desenvuelve en tan solo unos cuantos días estivales de un año que experimenta un cambio suave hacia una apertura más amplia o, para ser precisos, hacia una disminución de la represión: dos instantes de languidez relativa. […] Desde una perspectiva literaria, mi interés no radica tanto en juzgar una era como en retratarla. Para alcanzar este objetivo, mi propósito fue no relatar situaciones, sino recrear expresiones lingüísticas.»

Nos encontramos en Barcelona, durante un verano de la posguerra. Un distinguido dramaturgo, cuyas obras quizás empiezan a resultar desfasadas, experimenta las perplejidades que trae consigo la entrada en la etapa otoñal de la vida, así como la vacilación y la duda entre deseos amatorios simultáneos o sucesivos.

Aparenta ser el esquema de una comedia burguesa que retrata costumbres; sin embargo, la irrupción del delito y la trama de investigación policial convierte la exploración de la condición humana también en un relato intermitente de corte detectivesco. Una astuta dosificación de los recursos expresivos logra mantener la ironía y el humor en un tono suave, sin que se disipen, y otorga espacio a la ambigüedad sin diluir la pesquisa criminal. Se registra la presencia de los hábitos y los festejos de una época sin que el enfoque de la narración se centre exclusivamente en el contexto local.



 
La visualización interactiva de los fragmentos del libro ¿Quién se acuerda de Armando Palacio Valdés? de Eduardo Mendoza no se encuentra disponible.
Visualización de fragmentos no disponible para el libro ¿Quién se acuerda de Armando Palacio Valdés?
Es posible que se trate de la versión impresa en papel del libro y no esté disponible en formato digital.

No obstante, puedes hacer clic en la imagen de la portada del libro para conocer más detalles.

💡 El libro está disponible y lo puedes adquirir igualmente.

Fue en el año 1993 cuando Eduardo Mendoza se encontró frente a la sugerencia de seleccionar y presentar los volúmenes de una colección que llevaría por nombre Maestros Modernos Hispánicos. El propósito de esta serie consistía en presentar, en veinticuatro entregas, una panorámica de la prosa narrativa redactada en lengua española, tanto en un lado como en otro del Atlántico, durante el turbulento período que abarca desde la mitad del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX. Con valentía y una encomiable actitud deportiva, Eduardo Mendoza se animó a aceptar el desafío.

Ahora, este volumen reúne las introducciones a los veinticuatro volúmenes que fueron publicados, a las cuales se suman los dos preámbulos, uno dedicado a Pío Baroja y el otro a Armando Palacio Valdés, que Mendoza escribió con ocasión de la colección. En conjunto, se configura una galería de autores y títulos que amalgama, de forma sorprendentemente equitativa, las expresiones canónicas y distintivas, el criterio compartido y un gusto personal.



 

Un ciudadano inglés de nombre Anthony Whitelands desembarca en Madrid en medio de la agitación de la primavera de 1936, arribando en un tren. Su misión consiste en autenticar un cuadro desconocido que pertenece a un amigo de José Antonio Primo de Rivera. El valor económico de la pintura podría tener un papel decisivo en la promoción de un cambio político crucial en la historia de España. Enredos amorosos tumultuosos con mujeres de diferentes estratos sociales distraen al crítico de arte, impidiéndole medir cómo sus perseguidores se multiplican: agentes de policía, diplomáticos, figuras políticas y espías, todos convergiendo en un ambiente de conspiración y tumulto.

Las extraordinarias habilidades narrativas de Eduardo Mendoza fusionan de manera magistral la gravedad de los eventos relatados con la sutil presencia de su reconocido sentido del humor, ya que cada tragedia también es un fragmento de la comedia humana.



 
La visualización interactiva de los fragmentos del libro La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza no se encuentra disponible.
Visualización de fragmentos no disponible para el libro La ciudad de los prodigios
Es posible que se trate de la versión impresa en papel del libro y no esté disponible en formato digital.

No obstante, puedes hacer clic en la imagen de la portada del libro para conocer más detalles.

💡 El libro está disponible y lo puedes adquirir igualmente.

En el lapso que abarca desde las dos Exposiciones Universales de Barcelona en 1888 hasta 1929, con la ciudad como un trasfondo tumultuoso, agitado y pintoresco, una mezcla de lo real y lo ficticio, somos testigos de las peripecias de Onofre Bouvila. Este individuo, un inmigrante en situación de extrema pobreza, desempeña roles como repartidor de propaganda anarquista y vendedor ambulante de productos para el cabello.

A medida que la historia avanza, lo observamos ascender hasta alcanzar la cumbre del poder financiero y del crimen organizado. Mendoza nos presenta una versión novedosa y singular de la novela picaresca, además de un deslumbrante carrusel de imaginación que se sumerge en los mitos y las celebraciones locales. Una fantasía satírica y lúdica que, a pesar de su base inicial en lo realista, no renuncia a la exploración libre de la fabulación.



 

PREMIO CERVANTES 2016: Presentación del Teatro Completo de Eduardo Mendoza

La obra «Restauración», publicada en 1991, inaugura el compendio «Teatro reunido de Eduardo Mendoza». Junto a la inolvidable figura de Mallenca de «Restauración», quien vive apartada de la ciudad y recibe tres visitas inesperadas en una noche, en este volumen convergen los personajes de las inéditas «Gloria» y «Grandes cosas». En la primera, Gloria y Ricky, fundadores de una editorial en bancarrota, buscan en un nuevo socio capitalista la solución veloz a sus dilemas. Por último, «Grandes cosas» narra la historia de Daniel, un hombre común que fallece y se encuentra en el más allá, en una oficina donde Tobías, con mucho tiempo libre, lo somete a un interrogatorio sobre su vida.

Estas obras teatrales, originalmente escritas en catalán y traducidas por el mismo Eduardo Mendoza, ejemplifican la originalidad y el humor satírico del reciente galardonado con el Premio Cervantes.



 

Mendoza teje el relato del conflicto que envuelve a sor Consuelo, una monja a cargo de un hospital en decadencia. Para asegurar su financiamiento, busca la ayuda del cacique de San Ubaldo de Bassora, pero la trama se enreda cuando este último la seduce. La constante invención expresiva de Mendoza y su incomparable destreza para recrear estilos y géneros sostienen el entramado de una historia rebosante de descubrimientos y giros sorprendentes.

Gracias a su maestría narrativa, plasmada en registros sumamente diversos, y a su habilidad para comunicar al lector un mundo único y personajes de carácter imborrable, «El año del diluvio» figura entre los más grandes triunfos literarios de Eduardo Mendoza.



 

Tres relatos magníficos de Eduardo Mendoza, narrados con su inconfundible y personal estilo de autor. Una fusión perfecta entre solemnidad e ironía.

A pesar de su variada longitud y escenarios, estos tres relatos comparten un rasgo fundamental. En cada uno de ellos, emergen personajes que podrían ser etiquetados como santos: no son mártires ni ermitaños, sino individuos dispuestos a renunciar a todo por una idea; podrían ser vistos como insensatos o prodigios y siempre recorren los recovecos más oscuros del espíritu.

«La ballena» representa el relato más afín a las crónicas barcelonesas que han otorgado renombre a Eduardo Mendoza, comenzando en el Congreso Eucarístico de 1952. «El final de Dubslav», con su ambientación más insólita en África, es una narración de intensidad contundente con un desenlace impactante. Por último, «El malentendido» constituye una profunda reflexión sobre la creación literaria y el desafiante diálogo entre estratos sociales, además de ser una variación seria del personaje del lumpen que inspira al detective de «El misterio de la cripta embrujada», «El laberinto de las aceitunas» y «La aventura del tocador de señoras».

En la narrativa de Eduardo Mendoza, coexisten dos facetas: una paródica y otra seria, siempre con toques irónicos o humorísticos. En «Tres vidas de santos», Mendoza emplea una voz similar a la de sus relatos paródicos, pero alterando la proporción entre el chiste y la seriedad. Aquellos que busquen en este libro la voz inconfundible de Eduardo Mendoza la encontrarán, junto con su sensata capacidad de reflexión, su ternura y alguna que otra sonrisa.



 

Un viaje extraordinario a través de las historias bíblicas que nutrieron la imaginación de un futuro escritor.

Al igual que muchos niños en la España de la posguerra, Eduardo Mendoza recibió en la escuela una asignatura llamada Historia Sagrada, una síntesis e ilustración de diversos pasajes de la Biblia que despertaron en él una fascinación por las palabras escritas y los mundos de ficción, al mismo tiempo que le enseñaron a discernir entre lo real y lo imaginario.

«No exagero al afirmar que la Historia Sagrada que estudié en el colegio fue la primera fuente genuina de literatura a la que me expuse», recuerda Eduardo Mendoza en la introducción de esta edición revisada de «Las barbas del profeta».

De la fusión de dos temas -el deleite infantil ante la Biblia, considerada exclusivamente como obra literaria, y la reflexión sobre la influencia de la ficción en la formación de un escritor de vocación temprana- surge este libro. Basándose en sus memorias de la infancia y en la convicción de que una sociedad se comprende mejor si no se desliga de sus mitos fundacionales, Eduardo Mendoza emprende un viaje apasionante por la tierra de José y sus hermanos, de Salomón, de la Torre de Babel y de Jonás. Así, salda su deuda, o al menos parte de ella, con el joven que fue en aquel entonces, para continuar siendo el escritor que es en la actualidad.



 

Una reflexión acerca de elementos esenciales de la realidad catalana.

He observado no solo la falta de conocimiento que existe en torno a la situación actual, sino también los prejuicios que influyen en la percepción de Cataluña y España, y, por consiguiente, en la comprensión de lo que acontece, sus raíces y cómo las personas directamente involucradas ven y experimentan los sucesos, ya sean partidarios de la independencia o detractores de la misma. Asimismo, he constatado que muchos de estos prejuicios y distorsiones dan origen a gran parte de las concepciones predominantes.

La intención de brindar ciertas aclaraciones me ha llevado a redactar este texto. No lo he creado para tomar partido por una u otra facción. Lo he escrito con el propósito de tratar de entender lo que está ocurriendo.



 

Indudablemente sobresale en primera instancia la notable destreza verbal de Mendoza, la vitalidad y la maestría en el uso del lenguaje, un talento propio del auténtico contador de historias innato.

El comandante Horacio Dos ha sido encomendado con una misión incierta, debido a su falta de habilidad y su insolencia. Encabezando una excéntrica travesía, atravesará el espacio en condiciones sumamente adversas junto a los singulares ocupantes de su nave: los Delincuentes, las Mujeres Descarriadas y los Ancianos Improvidentes. En este periplo repleto de innumerables peripecias, surgirán revelaciones de paternidades y conexiones secretas, espectáculos de corte que ocultan una realidad decadente y desgastada, luchas de supervivencia entre rufianes y astutos, y abundantes momentos de inquietud y asombro.

¿Una narración futurista? ¿Una alegoría satírica? ¿Una obra de género? Ninguna de estas tres categorías por separado, y a la vez todas ellas: El último recorrido de Horacio Dos, la flamante novela de Eduardo Mendoza. Una fábula extremadamente entretenida y profunda que abraza la ironía, la parodia, el folletín y la picardía, y que, en un viaje sideral, nos conduce a descubrir nuestra propia esencia tras una sucesión de máscaras profundamente humanas.

Tal como aconteció en Sin noticias de Gurb, el género literario al que puede atribuirse El último recorrido de Horacio Dos es la ciencia ficción, y la estructura narrativa adoptada se acerca al formato de bitácora de a bordo. No obstante, mientras que en Sin noticias de Gurb predominaba la sátira basada en lo absurdo, aquí coexisten con otras formas narrativas que la vinculan con lo que podría denominarse el «estilo Mendoza», discernible desde La verdad sobre el caso Savolta. La característica que prevalece por sobre todo es la extraordinaria inventiva verbal de Mendoza, la frescura y la maestría en el uso del lenguaje, habilidades propias del auténtico narrador nato.



 

Retorna el excéntrico investigador de Eduardo Mendoza

Dentro de la flamante obra literaria de Eduardo Mendoza, titulada «El enigma de la modelo desaparecida», el insólito detective que protagonizó «El enigma de la cripta embrujada», «El laberinto de las aceitunas» y más recientemente «La trama de la bolsa y la existencia» rememora un caso que, a primera vista, parecía cerrado en la década de los ochenta, pero que él insiste en desentrañar más de dos décadas después. El detective más hilarante de la narrativa española nos narra aquí su dual travesía:

«Para aquel que ha experimentado la mayor parte de su vida confinado en un hospital psiquiátrico, incluso si esta situación ha sido injusta, como en mi caso, una reacción absurda no resulta excepcional, a pesar de las consecuencias complicadas que pueda acarrear. En mi caso, un suceso trivial avivó la memoria y me llevó de vuelta al pasado (mediante la memoria, recalco que mi cordura permanece intacta). Hace años, me vi enredado en un turbio asunto. Una modelo había sido asesinada, y las sospechas recaían sobre mí.

Claro está, sin fundamento: una modelo no prestaría atención a alguien como yo ni aunque su vida dependiera de ello. Sencillamente, existía un enredo oscuro, personalidades influyentes estaban involucradas y pensaron que yo podría ser el chivo expiatorio o el conejillo de indias, o como quiera que se denomine a quien asume la culpa injustamente. Para preservar mi pellejo, tuve que apelar a mi astucia y recurrir a métodos poco convencionales, además de solicitar auxilio a individuos de mi círculo, que no siempre eran de buena reputación.

Ignoro si salí ileso de la empresa, pero logré sobrevivir. Hoy día, aquel capítulo pertenece al pasado. No obstante, un impulso me ha impulsado a retroceder, a recorrer nuevamente los escenarios de antaño, a buscar a quienes desempeñaron roles centrales en aquel enigma, y a finalmente resolverlo. Pero las circunstancias han mutado. No solo han cambiado las personas y sus modos de vida, sino, sobre todo, la ciudad. En aquel entonces, Barcelona era un desastre. En la actualidad, es la urbe más frecuentada y admirada. ¡Quién lo hubiera anticipado! La Barcelona de ahora no guarda similitud con la Barcelona de antaño. ¿O acaso sí?».



 

Edición conmemorativa del cuadragésimo aniversario de La verdad sobre el caso Savolta.

Durante un lapso de neutralidad política (Barcelona, 1917-1919), la trama se desarrolla en torno a una empresa productora de armamento, arrastrada hacia la bancarrota debido a los enfrentamientos laborales, constituyendo el trasfondo de las vivencias narradas por Javier Miranda, protagonista y cronista de los acontecimientos.

El magnate catalán Savolta, propietario de dicho negocio que suministró armas a los aliados durante la Primera Guerra Mundial, es víctima de homicidio. La comicidad, la ironía, la riqueza en matices y experiencias, la parodia y la sátira, así como la recuperación de la tradición narrativa que abarca desde la novela bizantina hasta la picaresca y los libros de caballerías, junto con el moderno relato de detectives, transforman La realidad tras el enigma Savolta en una comedia trágica inteligente y amena, que ha colocado a Eduardo Mendoza entre los más preeminentes narradores contemporáneos en lengua hispánica.



 

El laberinto de las aceitunas posiciona una vez más en el epicentro de una espiral de enigmas al detective enclaustrado y caricaturesco que previamente protagonizó El enigma de la cripta embrujada. Arrastrado por el caos más inverosímil, en esta ocasión se ve compelido a enfrentarse a una oscura trama de delincuentes que, a toda costa, busca recuperar un maletín rebosante de dinero, extraviado en circunstancias peculiares.

La destreza de Eduardo Mendoza en la escritura que conlleva su propia caricatura no pierde brillo aquí, al igual que en sus obras anteriores. Así mismo, manifiesta su habilidad para capturar la esencia de un género, el policial, y la de una sociedad diversa, risible y degradante, que solo puede ser captada a través de una amalgama de expresiones distintas.

Sin embargo, su imaginación literaria trasciende aún más en esta ocasión: a través de una audaz pirueta, no solo se sumerge en el dominio del humor y el absurdo mediante la deformación de la trama policial, sino que alcanza el reino de la fabulación que roza, después de lo esperpéntico, los confines del prodigio surreal.



 

Eduardo Mendoza regresa con las nuevas travesías de Rufo Batalla y su singular colaboración con el príncipe Tukuulo.

En la primavera de 1975, los días de Franco están contados. Impulsado y avivado por los aires frescos de cambio y esperanza que empiezan a soplar en España, Rufo Batalla trama su regreso a Barcelona. Justo cuando está por dejar atrás Nueva York, recibe una intrigante propuesta por parte del príncipe Tadeusz Maria Clementij Tukuulo, la cual está vinculada a su descabellado plan de recuperar el trono de Livonia, un país que hoy en día no existe.

Siendo consciente de que Tukuulo se adentra en su vida con la misma rapidez con la que desaparece, y lo manipula a su antojo, Rufo se deja llevar por su admiración y genuino afecto hacia el monarca, y acepta una misión enigmática en Oriente. Una vez allí, descubrirá que este no es ni el último ni el único destino de esta aventura enloquecida.

Eduardo Mendoza prosigue con la serie que inició con «El rey recibe», y recorre de manera excepcionalmente perspicaz y con un agudo sentido del humor algunos momentos históricos, culturales y sociales del siglo XX a través de las vivencias personales del protagonista, el recto Rufo Batalla. Su formalidad y su insatisfacción constituyen el contraste perfecto con el extraordinario príncipe Tukuulo, y su pintoresca relación abre las puertas a un mundo absurdo donde todo es posible.



 

Una sátira magistral, digna del inconfundible estilo de Eduardo Mendoza.

El enigmático detective de El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras retorna a la acción en tiempos de crisis. A regañadientes, es decir, movido por la lealtad y con los bolsillos vacíos, retoma su papel de detective impredecible en la Barcelona contemporánea, inmerso en una carrera contra el reloj para desmantelar un plan terrorista antes de que intervengan los organismos de seguridad estatal.

Años después de abandonar el sanatorio mental donde compartió celda con él, Rómulo el Guapo propone un asalto a nuestro protagonista. Su negativa y la misteriosa desaparición de Rómulo marcarán el inicio de un enredo para resolver un caso de alcance internacional, con la asistencia de un equipo insuperable: la adolescente Quesito, el estafador consumado Pollo Morgan, el albino africano Kiwijuli Kakawa, apodado el Juli, la Moski, acordeonista callejera, el repartidor de pizza Manhelik y el señor Armengol, dueño del restaurante Se vende perro.

Eduardo Mendoza vuelve con una sátira brillante, característica de su genio narrativo. En esta obra, la fábula crea su propia verosimilitud, que paródicamente coincide con la del género policial, así como con la de la farsa que se convierte en una alegoría moral. El relato no puede ser contado sin esbozar una sonrisa; sin embargo, resulta imposible leerlo sin estallar en carcajadas, y sin reconocer que en la Europa sumida en crisis financiera que habitamos, no basta únicamente con el humor ingenioso y explosivo, sino que también se requiere el don de la claridad de pensamiento.



 

La novela más desenfrenadamente cómica de Eduardo Mendoza. Las peripecias de un detective romano en el Nazaret del siglo I.

En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato recorre los confines del Imperio romano en busca de unas aguas con efectos prodigiosos. La casualidad y la fragilidad de su fortuna lo conducen a Nazaret, donde está programada la ejecución del carpintero del pueblo, condenado por el brutal asesinato de un adinerado ciudadano. A pesar de sus reticencias, Pomponio se ve envuelto en la resolución del crimen, contratado por el cliente más excepcional: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la inocencia de su progenitor. Este hombre, en apariencia apacible y reservado, esconde un gran secreto.

Este cruce entre novela histórica, novela de misterio, hagiografía y parodia de todas ellas, «El increíble periplo de Pomponio Flato» es la obra más insólita y sorprendente de Eduardo Mendoza, así como una de las más desenfrenadamente cómicas. Similar al enfoque quijotesco hacia los libros de caballerías, aquí se ajustan cuentas con muchas novelas de consumo, y al mismo tiempo se erige una nueva variante del género característico de Eduardo Mendoza: una trama detectivesca original e irónica que desemboca en una sátira literaria y en una creación desternillante de vitalidad narrativa inagotable.



 

En una Venecia extraordinaria, que a la vez es cotidiana e irreal, el viajero fugitivo escapa de las rígidas y sórdidas reglas de su vida en Barcelona para sumergirse en un paréntesis que, de provisional, parece destinado a volverse indefinido: una existencia tal vez gobernada por otra lógica oculta, tejida de encuentros fortuitos, eventos inesperados, relatos y leyendas de tradición oral, y mitos lacustres.

En el intrincado laberinto veneciano, la fluidez narrativa de Mendoza y su siempre asombrosa desinhibición nos brindan, en un pintoresco recorrido agridulce, simultáneamente poético e irónico, una nueva y sorprendente jugada de una de las trayectorias literarias más brillantes de nuestra época.



 

En un periodo de neutralidad política (Barcelona 1917-1919), se despliega como telón de fondo una empresa manufacturera de armas, sumida en un desastre económico a causa de los conflictos laborales. Este escenario sirve de marco al relato de Javier Miranda, protagonista y narrador de los acontecimientos. El magnate catalán Savolta, dueño de dicho negocio que comercializó armamento con los aliados durante la Primera Guerra Mundial, es víctima de asesinato.

El humor, la ironía, la riqueza de matices y vivencias, la parodia y la sátira, la amalgama de la subliteratura popular y la recuperación de la tradición narrativa desde la novela bizantina, la picaresca y los libros de caballerías hasta el moderno relato detectivesco, coalescen en esta obra, transformándola en una tragicomedia inteligente y divertida. De esta manera, Eduardo Mendoza se posiciona entre los narradores españoles más destacados de las últimas décadas.



 

Existen dos maneras de relatar la historia: tal como ocurrió y conforme la hemos experimentado. Eduardo Mendoza regresa con una novela que provoca sonrisas… y, sobre todo, evoca recuerdos.

Barcelona, 1968. Rufo Batalla recibe su primer encargo como redactor en un periódico: cubrir la boda de un príncipe exiliado y una hermosa dama perteneciente a la alta sociedad. Casualidades y malentendidos lo conducen a establecer amistad con el príncipe, quien le encarga, entre otras tareas, escribir la crónica de su singular historia. El asfixiante entorno de la España franquista se vuelve pronto insuficiente para Rufo, quien emprende un viaje a Nueva York con escasos recursos, grandes aspiraciones y un objetivo nebuloso: darle emoción a su vida.

Rufo Batalla será testigo de los fenómenos sociales de los años setenta, tales como la igualdad racial, el feminismo, el movimiento LGBTQ+, y el cambio en los centros culturales y la evolución de la cultura hacia nuevas formas de expresión, sucesos que en gran medida configuraron el presente tal como lo conocemos. Su testimonio no se centra tanto en los eventos en sí, sino en la manera en que aquellos que los presenciaron los vivieron.

Con la característica combinación de destreza narrativa y elegancia estilística del autor, personajes reales e imaginarios, emblemáticos del universo de Eduardo Mendoza, se unen en esta novela, que inaugura de manera brillante la trilogía «Las Tres Leyes del Movimiento». Esta trilogía recorrerá los principales acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX.



 

240,000 copias vendidas.

«La aventura del tocador de señoras» retoma las extravagantes peripecias del protagonista sin nombre de «El enigma de la cripta embrujada» y «El enredo de las olivas», quien en esta ocasión se convierte en peluquero ocasional, buscavidas inquebrantable y víctima de un engaño que lo obliga a indagar en un asesinato para salvar su propia piel.

Aunque un poco más maduro en edad, pero igualmente extravagante, nuestro héroe abandona definitivamente el manicomio en el que ha estado confinado durante décadas, con la intención de dar un rumbo a su vida. No se espera que resuelva ningún enigma, pero el destino lo conduce en esa dirección. Tampoco la ciudad que lo aguarda es la Barcelona en pleno cambio de la transición política o la ciudad aún efervescente de principios de los años ochenta. Nos situamos en el resacoso período postolímpico, en un mundo que se ha vuelto simultáneamente más turbio y más complejo, aunque sus reglas permanecen tan inescrutables para el improvisado detective como lo eran en el pasado. Sin más recursos que su instinto, que sin que él lo sepa es el propio de un pícaro, debe enfrentarse a una red de hilos invisibles pero letales, que tejen una trama de crimen y corrupción.

«La aventura del tocador de señoras» es una narración delirantemente entretenida, donde el contraste entre la hilaridad de cada peripecia o detalle expresivo y la crudeza del panorama social que se dibuja en conjunto es notorio. Después de un prolongado silencio, Eduardo Mendoza regresa a la novela para alcanzar una de sus cimas narrativas.



 

«Sin noticias de Gurb» es, sin lugar a dudas, el libro más extravagante entre cuantos he creado. En sus páginas, no se vislumbra ni una sola sombra de melancolía. Es una perspectiva sobre el mundo llena de asombro, un tanto desamparada pero sin rastro alguno de tragedia ni censura.

Exiliado en la Barcelona preolímpica, el alienígena Gurb pone al servicio de su supervivencia la extraña habilidad de adoptar la apariencia que le plazca. Se extravía asumiendo la forma de Marta Sánchez, mientras que su compañero extraterrestre emprende la búsqueda en la jungla urbana. A través de su diario personal, vamos descubriendo las increíbles peripecias de un ser de otro mundo en la Barcelona terrestre. En esta narración de tono paródico y satírico, la inventiva de Eduardo Mendoza transforma la Barcelona cotidiana y absurda en un carnaval de situaciones. Detrás de las máscaras pintadas y grotescas, se desvela la verdadera esencia del hombre urbano contemporáneo, y tras el estilo literario, se refleja la aguda conciencia artística del escritor.



 

Las misteriosas desapariciones de jovencitas del colegio regentado por las madres lazaristas de San Gervasio marcan el punto de partida de la travesía investigativa que se desenvuelve en torno a un residente del hospital psiquiátrico, quien, compelido a asumir el rol de detective, se encuentra inmerso en una serie de complicaciones variadas de las cuales logra escapar mientras cumple con su misión, desentrañando así una intrincada artimaña entre individuos acomodados.

Superficialmente equilibrada y fluida, la prosa de Mendoza se convierte en un magnífico ejemplo de exploración literaria de índole personal, distante de cualquier imitación, que profundiza en las oportunidades de alterar, sin desafiar a primera vista, las perspectivas de la narrativa convencional, y de esta forma indagar, cual avezado investigador, o como un personaje a lo Henry James, en el retrato que se oculta en la retaguardia del tapiz argumental. Una farsa lúdica y una crítica satírica de cariz moral y social, con raíces en las corrientes picarescas y en el modelo cervantino.



 

Las peripecias de Rufo Batalla parecen encaminarse hacia una tranquilidad relativa cuando decide contraer matrimonio con una heredera adinerada, sin embargo, no logra desterrar de su mente al príncipe Tukuulo y a su encantadora consorte. El convulso cambio político en España ha dado paso a un período de bonanza económica que aparenta carecer de límites. A la par, la caída del muro de Berlín culmina una fase de transformación que augura el declive de la URSS, y de pronto, lo que en un principio se percibía como una quimera, la conquista del reino de Livonia, se torna plausible.

Siempre a causa de circunstancias ajenas a su propia voluntad, Rufo Batalla emprende viajes a ciudades como Londres, Nueva York, Viena o Moscú, enfrentándose a situaciones extraordinarias que lo obligan a asumir roles que jamás habría escogido por elección propia. No obstante, cuando descubre que el servicio de espionaje soviético está tras la pista del príncipe, Rufo se da cuenta de que conciliar la vida familiar con la de agente secreto es una tarea ardua.



 

Nueva versión acompañada de una guía de lectura a un precio irresistible.

Extraviado en la Barcelona preolímpica, el ser extraterrestre Gurb emplea a su favor la singular capacidad de asumir la forma que le apetezca, con el objetivo de asegurar su supervivencia. En un giro inusual, decide adoptar la apariencia de Marta Sánchez, mientras su compañero alienígena emprende la misión de encontrarlo. A través de las páginas de su diario personal, somos testigos de las asombrosas peripecias vividas por un extraterrestre en la urbe barcelonesa.

En este relato de tono paródico y satírico, la inventiva de Eduardo Mendoza convierte la rutina de Barcelona en el escenario de un desfile de caricaturas que, tras el último confeti, desvelan la genuina esencia del hombre contemporáneo en la urbe. Además de la introducción del autor y las ilustraciones originales, esta edición incluye la «Guía de lectura», que ofrece material didáctico y una sección especialmente diseñada para clubes de lectura.


📄 Tus comentarios sobre la ficha de Eduardo Mendoza

    ¿Hay algún comentario sobre esta ficha en concreto que nos quieras hacer llegar?.


    🎥 Para finalizar, te dejamos con un vídeo relacionado de Eduardo Mendoza

    Enlace a la Wikipedia: Wiki de Eduardo Mendoza

       Leer gratis         Audiolibros gratis         2ª mano