Libros de Donna Leon

Roger Casadejús Pérez
4.3/5 - (20 votos)

Contenido de esta ficha de autor:

✔ Todos sus libros y audiolibros completos

 

En la tabla anterior, tan solo te hemos mostrado algunos libros de Donna Leon.

Para consultar todos sus libros haz clic en el siguiente botón:

 
   Ver sus libros en Amazon   


❤️ Biografía de Donna Leon

La escritora estadounidense Donna Leon nació en Nueva Jersey el 28 de septiembre de 1943. Está considerada como una de las grandes mujeres de la literatura policíaca contemporánea. Su carrera profesional la ha llevado a muchas ciudades, donde ha trabajado en diversos puestos, como en Roma como guía turística, en Londres como redactora publicitaria y en Irán, China y Arabia Saudí como profesora.

Desde 1981 vive en Venecia, que se convirtió en el escenario de una serie de novelas sobre el comisario Brunetti.

Leon es una gran amante de la ópera y la música barroca y pertenece a un grupo de teatro aficionado. Este gran interés por la música se refleja en varias de sus novelas.

Sus libros se han publicado en más de 34 países y son éxitos de ventas en Europa y Estados Unidos. Extrañamente, Leon no ha publicado en Italia. «Personalmente, he optado por seguir siendo una personalidad poco conocida y vivir en una especie de anonimato» comenta.

En Alemania se produjo con gran éxito una serie de televisión basada en su personaje.

Ha recibido premios de la CWA, la Daga de Plata y Carvalho.

 

📖 Los libros en castellano más destacados de su bibliografía



 

El afamado director de orquesta Helmut Wellauer yace sin vida, víctima de una sutil dosis de cianuro potásico, justo en el transcurso de una magistral representación de La Traviata en el ilustre teatro veneciano de La Fenice. Ante este sombrío escenario, el comisario Guido Brunetti, acostumbrado a los recovecos criminales de Venecia, se ve sorprendido por la abrumadora cantidad de enemigos que el virtuoso músico ha acumulado en su ascenso hacia la cima. Pero, ¿cuántos entre ellos albergaban motivos suficientes para urdir su trágico destino?

Reconocido y apreciado por miles de lectores, el comisario Brunetti desentraña en esta intrigante obra policiaca su primordial caso. «Muerte en La Fenice» fue distinguida en Japón con el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, catapultando rápidamente a Donna Leon como la sensación de la novela policiaca en Europa. Un comienzo sobresaliente que marcó un hito en la carrera literaria de la autora.

La trama se despliega en la majestuosidad de la ciudad acuática, donde los canales esconden secretos tan oscuros como el alma de aquellos que deambulan por sus callejones. La sinfonía de sospechas se intensifica conforme Brunetti se sumerge en la maraña de relaciones y desafíos que enfrentaba el maestro Wellauer. Su destreza musical no fue suficiente para resguardarlo de las disonancias en su vida personal, que se revelan como claves en este enigma fatal.

El comisario, con astucia y perspicacia, teje meticulosamente las hebras de una red enmarañada de intrigas, rivalidades y pasiones desbordadas. Cada página revela nuevos matices de la vida clandestina del director, exponiendo sus vínculos con aquellos cuyas notas discordantes resonarían en el trágico final de su sinfonía existencial.

En este rompecabezas detectivesco, Donna Leon demuestra su maestría en la construcción de personajes complejos y en la creación de un escenario tan evocador como peligroso. La trama no solo se desarrolla en los espléndidos salones del teatro, sino que se expande por los callejones sombríos y los palacios decadentes de Venecia, inyectando una dosis de realismo que envuelve al lector en una atmósfera única.

La narrativa, impregnada de suspense y elegancia, transporta al lector a través de los laberintos de la investigación criminal, donde cada paso revela una verdad oculta. Brunetti, un protagonista cautivador, desentraña no solo el enigma de la muerte de Wellauer, sino también las complejidades de una sociedad intrigante y decadente.

«Muerte en La Fenice» no es solo una novela policiaca; es un viaje a través de los misterios de la alta sociedad veneciana y los rincones más oscuros del alma humana. Donna Leon, con su pluma magistral, teje una historia que cautiva desde la primera página hasta el último compás, dejando una impresión duradera en el lector ávido de emociones fuertes y giros inesperados.



 

Reedición con una nueva imagen de uno de los primeros títulos de la serie del comisario Brunetti.

Muerte en un país extraño, la segunda entrega de la serie de Donna Leon protagonizada por el comisario Brunetti tras Muerte en La Fenice, comienza con el descubrimiento de un cuerpo en un canal veneciano. El fallecido es un ciudadano estadounidense, y Brunetti, resistiendo a las presiones superiores por razones políticas, logra vincular esta muerte con una trama controlada por el gobierno italiano, el ejército estadounidense y la mafia. Muerte en un país extraño ha sido recibida de manera sumamente positiva en el extranjero tanto por el público como por la crítica, consolidando así esta serie traducida a veintitrés idiomas que ha elevado a Donna Leon al estatus de una de las más destacadas «damas del crimen».

La trama de Muerte en un país extraño se desenvuelve magistralmente, llevando al lector por intrincados laberintos de corrupción y secretos gubernamentales. El comisario Brunetti, con su sagacidad característica, se enfrenta a un caso que va más allá de los límites de lo convencional, tejiendo una red de conexiones entre fuerzas poderosas y oscuras.

Donna Leon, maestra en el arte de la intriga, ha logrado crear una novela que no solo entretiene sino que también provoca reflexiones sobre la complejidad de las relaciones entre el poder, la justicia y la sociedad. La travesía de Brunetti para descubrir la verdad detrás de la muerte en el canal veneciano se convierte en un viaje fascinante, donde cada página revela capas adicionales de misterio.

La habilidad de Leon para describir Venecia en sus novelas es simplemente excepcional. La ciudad se convierte en un personaje más, con sus callejones oscuros, canales serpenteantes y palacios decadentes. A través de sus vívidas descripciones, Leon logra sumergir al lector en la atmosfera única de la ciudad, donde cada rincón guarda secretos y cada góndola parece susurrar historias olvidadas.

El comisario Brunetti, lejos de ser solo un detective de ficción, cobra vida en las páginas de Muerte en un país extraño. Su carácter complejo, su perspicacia y su determinación para desentrañar la verdad lo convierten en un protagonista cautivador. Leon logra dotar a sus personajes de una autenticidad que los hace cercanos y memorables.

La trama, enlazando los intereses de diversos sectores, revela las complejidades de la sociedad contemporánea. La interacción entre el gobierno italiano, el ejército estadounidense y la mafia crea un tapiz intrigante de conspiración y manipulación. Leon teje hábilmente estos elementos, manteniendo al lector en vilo hasta la última página.

Muerte en un país extraño es más que una novela de crimen; es un análisis penetrante de los entresijos del poder y la corrupción. Donna Leon demuestra su maestría no solo en la creación de una trama absorbente, sino también en la exploración de temas sociales y políticos relevantes. Su capacidad para combinar el suspenso con la profundidad temática la sitúa en la cima de los escritores del género.



 

Las apariencias no solo pueden engañar, sino también desencadenar tragedias inesperadas.

En las intrincadas calles de Venecia, un travesti ha perdido la vida de manera violenta, su rostro desfigurado revela un misterio que va más allá de una víctima anónima en las estadísticas de crímenes sin resolver. Guido Brunetti, el astuto comisario veneciano, confiando en su instinto infalible, desvela que tras el disfraz de mujer se esconde nada menos que Leonardo Mascari, director del Banco de Verona y respetable ciudadano veneciano. Lo que podría parecer un simple caso de doble vida en los oscuros circuitos de prostitutas y travestidos, se revela como el punto de partida de una intrigante historia, cortesía de Donna Leon.

El protagonista de esta trama, el comisario Brunetti, es aclamado por la crítica como «el heredero del Maigret de Simeon» y «el comisario con mayor carisma» dentro de este género literario. Su aguda mente lo conduce hasta un abogado del Vaticano, miembro activo de la Lega della Moralità, una asociación dedicada a perpetuar la fe, la familia y las virtudes morales. Sorprendentemente, este abogado se encuentra en el apartamento de Crespo, un chapero. Poco a poco, Brunetti se ve inmerso en una trama que implica los niveles más altos del mundo financiero, gubernamental y eclesiástico.

Donna Leon, con su maestría narrativa, teje una historia donde las apariencias no solo engañan sino que también desentrañan conspiraciones que abarcan la círculos más poderosos de la sociedad. El comisario Brunetti se convierte en el hilo conductor de este enigma, enfrentándose no solo a crímenes aparentemente aislados, sino a una red de corrupción que amenaza con desmoronar los pilares de la ciudad flotante.

La travesía de Brunetti revela una conexión intrincada entre la vida nocturna clandestina y los pilares sagrados de la moralidad. El abogado del Vaticano, aparentemente defensor de la fe y las virtudes morales, se encuentra vinculado a un oscuro submundo que desafía las expectativas. El comisario, en su incansable búsqueda de la verdad, descubre que los hilos de esta trama se extienden hasta los niveles más elevados de la jerarquía eclesiástica, gubernamental y financiera.

A medida que la historia se desarrolla, Leon nos sumerge en un juego de intrigas donde la dualidad de la vida de Mascari se convierte en el punto de partida para revelaciones sorprendentes. La Lega della Moralità, lejos de ser solo una entidad piadosa, emerge como un actor clave en esta red de engaños y manipulaciones. La fachada respetable de la sociedad veneciana se desvanece ante los ojos de Brunetti, dejando al descubierto la fragilidad de las apariencias.

El comisario, con su perspicacia característica, desentraña los entresijos de esta trama, enfrentándose a dilemas éticos y políticos que amenazan con socavar los cimientos de la sociedad que juró proteger. La ciudad flotante de Venecia se convierte en un escenario donde la corrupción se entrelaza con la moralidad, y donde las líneas entre el bien y el mal se desdibujan en una danza peligrosa.



 

La crueldad de los poderosos sella su propio destino. La novela predilecta de Donna Leon.

Siguiendo el rastro de los grandes exponentes del género policiaco, Guido Brunetti emerge como el comisario que fusiona la perspicacia de Maigret, la personalidad de Carvalho y el encanto de Montalbano. Su intuición es infalible, su humor complace, su lengua cortante, su melancolía inspira, su corazón es apacible y su mente, agudísima. Esto resulta ser un desafío para los asesinos empeñados en borrar sus huellas mediante muertes y engaños. En «Muerte y juicio», la cuarta entrega de la serie publicada por Seix Barral, Donna Leon nos guía magistralmente de la mano de Brunetti, desde el cadáver de Carlo Trevian, un influyente abogado, hasta la signora Ceroni, líder de una agencia de viajes que, en realidad, trafica a jóvenes de la convulsa ex Yugoslavia hasta los burdeles de Venecia y los platós clandestinos donde se filman las más escabrosas escenas de violación y asesinato.

La narrativa de Leon no solo explora los oscuros rincones de la criminalidad, sino que también destaca la fragilidad moral de aquellos que detentan el poder. Brunetti, con su aguda percepción, desentraña los secretos más oscuros de una Venecia que, tras su aparente esplendor, alberga los pecados de los poderosos. La historia se desenvuelve con un ritmo trepidante, llevando al lector a través de giros inesperados y revelaciones impactantes.

En este fascinante relato, la prosa de Donna Leon adquiere un matiz único, tejiendo una red de intriga que envuelve al lector desde la primera página. Su habilidad para construir personajes complejos y realistas se evidencia en cada descripción, permitiendo que la trama se desenvuelva de manera orgánica y cautivadora. Brunetti, con su mezcla de astucia y compasión, se erige como un protagonista memorable que enfrenta no solo a criminales, sino también a la corrupción arraigada en las altas esferas.

La trama, hábilmente construida, revela capa tras capa de engaños y conspiraciones, manteniendo la atención del lector en vilo. Leon utiliza el escenario veneciano no solo como telón de fondo, sino como un personaje más, con sus laberínticos canales y sus palacios decadentes, contribuyendo a la atmósfera única de la novela.



 

Reedición con nueva imagen de uno de los primeros títulos de la serie del comisario Brunetti.

La reconocida arqueóloga estadounidense Brett Lynch, una figura familiar para el comisario Guido Brunetti, sufre un violento ataque en su hogar. Dos matones la amedrentan, advirtiéndole que no se reúna con el doctor Semenzato, el director del Museo del Palacio Ducal, uno de los más destacados en la ciudad. Pocos días después, Semenzato es hallado sin vida en su despacho, con la cabeza aplastada por una hermosa pieza proveniente de un yacimiento arqueológico.

El comisario, un hombre melancólico, culto y pragmático, creado por la pluma de Donna Leon, se encuentra ante una trama mafiosa que extiende sus tentáculos en el tráfico internacional de arte. Cuando el acqua alta, la marea que periódicamente inunda las calles de Venecia, se retira, arrastra consigo la suciedad, dejando tras de sí un poso de inmundicia y tristeza. La mirada de Brunetti refleja la conciencia de que debe nadar en medio de esas aguas, las cuales empapan también el alma de su amada ciudad.

El comisario se sumerge en un intrincado laberinto donde cada pieza del rompecabezas revela una conexión entre el crimen y el oscuro mundo del contrabando de arte. Venecia, con sus canales serpenteantes y sus callejones enigmáticos, se convierte en el escenario perfecto para una trama que se teje entre sombras y secretos bien guardados.

Donna Leon nos sumerge hábilmente en la psique de Brunetti, un hombre marcado por la tragedia y el entendimiento profundo de la complejidad humana. Cada descripción, cada palabra, se convierte en un pincelazo que da vida a los personajes y a la ciudad misma. La pluma de Leon es una maestra en el arte de crear atmósferas, transportándonos a las callejuelas húmedas de Venecia, donde el susurro del viento lleva consigo los secretos sepultados en el pasado.

La trama se desenvuelve con la maestría de un virtuoso, entrelazando los elementos históricos y culturales de Venecia con la intriga del crimen. El comisario, con su perspicacia aguda, desentraña los hilos de la conspiración, revelando capa tras capa de corrupción y codicia que amenazan con socavar los cimientos de la ciudad flotante.

En este juego de luces y sombras, Donna Leon juega con las palabras de manera magistral, construyendo frases que son como piezas de arte literario. Cada página es una invitación a sumergirse en un mundo donde la elegancia y la decadencia coexisten, donde la belleza esconde verdades incómodas y donde la justicia lucha por abrirse paso entre las sombras.

La travesía de Brunetti, guiada por la pluma experta de Donna Leon, no solo es una investigación criminal, sino un viaje al corazón mismo de Venecia. Cada calle empedrada, cada rincón oscuro, se convierte en un testigo silencioso de los secretos que la ciudad guarda celosamente. La prosa de Leon nos transporta, nos envuelve en la atmósfera única de Venecia, y nos sumerge en un misterio que va más allá de las páginas del libro.



 

La vida del comisario Guido Brunetti experimenta una sacudida con la irrupción de elementos religiosos inquietantes. Durante un almuerzo familiar, descubre que las clases de religión de su hija adolescente, Chiara, son dirigidas por un sacerdote que exhibe un comportamiento poco menos que inapropiado. Simultáneamente, una monja conocida por Brunetti (Vestido para la muerte) llega a la questura de Venecia para exponer sus sospechas sobre las circunstancias de la muerte de ancianos en una residencia.

En esta sexta aventura del comisario, imbuida del pesimismo que envuelve a Venecia, Brunetti se enfrenta a poderes que se consideran por encima de la ley de los hombres, gracias a su arraigo en un entramado de intereses económicos e ideológicos. La mirada penetrante de Donna Leon denuncia en esta ocasión las prácticas sexuales perversas llevadas a cabo por algunos miembros de la Iglesia Católica, así como la corrupción que afecta a las esferas más influyentes de la institución frente al Papa.

La trama se desarrolla con maestría, revelando la lucha del comisario contra fuerzas que desafían la justicia. La preocupación de Brunetti por la integridad de su hija y la revelación de prácticas reprochables en la Iglesia Católica añaden capas de complejidad a la narrativa.

El autor, con su estilo inconfundible, sumerge al lector en las callejuelas de Venecia, tejiendo un tapiz de intriga que captura la esencia de la ciudad y sus sombras. La prosa de Donna Leon, como siempre, se erige como una fuerza narrativa imparable, llevando al lector a explorar los oscuros recovecos de la corrupción eclesiástica.

La obra destaca por su valentía al abordar temas sensibles y tabúes, como las prácticas sexuales inapropiadas dentro de la Iglesia. Leon no titubea al arrojar luz sobre la corrupción que se extiende hasta las esferas más elevadas, desafiando la imagen tradicionalmente intocable de la institución.



 

En el transcurso de las labores de restauración de una vieja finca en las afueras de Venecia, emerge a la luz un cadáver parcialmente descompuesto y parcialmente devorado por alimañas. En las proximidades, se descubre un anillo de sello de gran valor, una pista crucial que arroja luz sobre el macabro hallazgo: se trata de Roberto Lorenzoni, el vástago de una de las familias más influyentes de Venecia, quien había sido secuestrado hace dos años y se daba por perdido.

El comisario Brunetti, encargado de reabrir este intrigante caso, requerirá el respaldo de la nobleza de su propia familia para sumergirse en el pulsante corazón de la aristocracia veneciana, donde los secretos están celosamente resguardados. Una vez más, Donna Leon logra combinar con maestría la crudeza de la corrupción italiana, el encanto de sus personajes y el embrujo de la ciudad de Venecia.

La trama se desenvuelve en un escenario donde los misterios yace bajo las piedras antiguas, revelando verdades oscurecidas por el tiempo y la opulencia. El comisario Brunetti, con su perspicacia característica, desentraña los hilos de un caso que conecta los bajos fondos de la sociedad con la alta cuna veneciana.

El descubrimiento del anillo de sello, delicadamente esculpido con el blasón de los Lorenzoni, desata una cascada de revelaciones que lleva a Brunetti a adentrarse en los salones lujosos y los callejones oscuros de Venecia. La habilidad de Donna Leon para describir la corrupción en la alta sociedad italiana se manifiesta en cada giro de la trama, manteniendo al lector intrigado y ávido de más.

El comisario, con una mezcla de astucia y valentía, desafía las sombras que acechan tras las máscaras de la aristocracia veneciana. La decadencia de la moralidad se entreteje con la decadencia arquitectónica de la ciudad, creando un telón de fondo único donde la intriga y el misterio se dan la mano.

Donna Leon transporta al lector a través de los canales serpenteantes de Venecia, revelando la dualidad de una ciudad que oculta sus secretos bajo la majestuosidad de sus palacios y la belleza de sus puentes. La prosa cautivadora de Leon se convierte en un instrumento para tejer una historia que no solo es un thriller policial, sino también un retrato vívido de una sociedad en la encrucijada entre la tradición y la corrupción.



 

Un inesperado y desafiante acto de rebeldía ha tenido lugar en el gélido amanecer veneciano. Una dama de impecable presencia ha despedazado el cristal de un escaparate, manifestando así su rechazo ante la explotación del turismo sexual en naciones asiáticas. Cuando el comisario Brunetti llega al lugar, constata atónito que la protagonista de este acto de violencia detenida en la escena del crimen es nada más y nada menos que su propia esposa, Paola Brunetti. La crisis familiar que desencadena este insólito suceso somete a Brunetti a una presión extrema, que se extiende más allá de los límites de su vida personal. En su ámbito laboral, los superiores exigen resultados inmediatos para esclarecer un osado robo y un fatídico suceso rodeado de circunstancias extrañas que apuntan directamente hacia la Mafia.

El choque entre su vida profesional y su vida privada, sumado a esa inexplicable conspiración por la cual Paola ha arriesgado todo, adoptando el peor de los caminos posibles, le lleva a Brunetti a una encrucijada dramática. La trama se complica aún más cuando las sombras del crimen organizado se ciernen sobre él, mezclándose con las turbias aguas de una historia personal que parecía estar bajo control.

En este torbellino de eventos, el intrépido comisario se encuentra en una lucha constante por desentrañar las complejidades del caso. Las exigencias profesionales y los secretos familiares se entrelazan en una danza peligrosa, donde cada paso podría ser fatal. La maestría de Brunetti para descifrar los misterios más oscuros se pone a prueba, mientras la verdad se revela con cuentagotas, como si el destino mismo se resistiera a ser descifrado.

La ciudad de los canales, testigo mudo de esta saga, se convierte en un escenario donde los enigmas florecen y las pasiones chocan. Venecia, con sus callejones serpenteantes y sus canales susurrantes, se convierte en un personaje más en esta narrativa intrigante.



 

Cuando el comisario Brunetti y Paola, recién casados, descubrieron su nuevo hogar, no se plantearon muchas preguntas. Un apartamento con vistas a los tejados de Venecia era un verdadero hallazgo. Dos décadas después, un inspector catastral toca sorpresivamente su puerta, solicitando documentos y permisos inexistentes. Días más tarde, este funcionario, completamente aterrado, busca desesperadamente a Brunetti en la comisaría con una revelación trascendental. Sin embargo, no llegan a encontrarse, ya que un conveniente accidente le arrebata la vida al joven burócrata.

Así comienza la investigación de Brunetti, que va más allá de la legalidad de su propio apartamento. Este intrépido comisario se adentra en facetas desconocidas de la ciudad de los canales: drogas, chantajes, corrupción y especulación. Todo para demostrar que en Venecia es esencial contar con amigos en las altas esferas.

El matrimonio Brunetti, que en un principio solo buscaba la tranquilidad en su hogar veneciano, se ve inmerso en un torbellino de secretos y conspiraciones. El inspector catastral, antes de su trágico destino, deja entrever la corrupción que se esconde tras la fachada pintoresca de Venecia.

Con una maestría única, Donna Leon, a través de las páginas de su novela, transporta al lector a los oscuros recovecos de la ciudad de los canales. Brunetti, con su perspicacia y agudeza, se embarca en una travesía que revelará la cruda realidad que yace bajo la superficie de esta ciudad encantadora.

La trama se desenvuelve con la destreza característica de Leon, llevando al lector a través de callejones estrechos y canales silenciosos. La necesidad de documentos para el apartamento de Brunetti se convierte en el preludio de una historia mucho más profunda y enrevesada de lo que jamás se imaginaron los protagonistas.

La investigación de Brunetti destapa un submundo de corrupción en las altas esferas de la sociedad veneciana. Las conexiones entre drogas, chantajes y especulación inmobiliaria se entrelazan, revelando una red de influencias que envuelve a la ciudad como los canales que la cruzan.

En esta trama magistralmente escrita, Leon nos sumerge en la psique de Brunetti mientras desentraña cada capa del oscuro manto que cubre Venecia. La importancia de tener conexiones en las altas esferas se convierte en una verdad incuestionable en este juego de poder.

A medida que Brunetti profundiza en la investigación, descubre que su propio hogar es solo la punta del iceberg. La corrupción se extiende como una maraña, afectando a cada rincón de la ciudad. Los personajes, meticulosamente delineados, cobran vida en esta narrativa envolvente.

Donna Leon logra, con maestría indiscutible, tejer una trama que mantiene al lector en vilo desde la primera hasta la última página. La prosa impecable y la capacidad de la autora para crear atmósferas realistas hacen que Venecia sea más que un escenario; se convierte en un personaje más, complejo y lleno de secretos.



 

La décima entrega del comisario Brunetti nos traslada a Pellestrina, una isla de pescadores al sur de la laguna de Venecia. En este escenario, dos pescadores de almejas, padre e hijo, han caído víctimas de un crimen, un caso que en principio parecería sencillo para Brunetti. Sin embargo, el comisario se enfrenta a la dificultad de comprender un dialecto diferente y a la desconfianza arraigada en la cerrada cofradía de almejeros hacia la policía.

Ante esta situación, Brunetti decide recurrir a la enigmática signorina Elettra, quien se embarcará en unos días de vacaciones con parientes en la isla. Su misión: descubrir, de incógnito, los secretos que oculta la impenetrable comunidad de pescadores. La incansable signorina Elettra toma protagonismo en esta trama, desentrañando códigos de lealtad propios de una población sumamente peculiar. Lealtades, alianzas, amistad y amor se entrelazan para convertir «Un mar de problemas» en una de las creaciones más ricas de la gran «dama del crimen» actual.

La trama se desenvuelve en un escenario pintoresco, donde la intriga se mezcla con las complejidades del lenguaje y la reticencia de una comunidad hermética. El comisario Brunetti, enfrentándose a las barreras lingüísticas y la falta de confianza, confía en la astucia de la signorina Elettra para desentrañar los misterios que rodean el crimen.

La presencia de la enigmática protagonista añade un matiz especial a la historia, revelando los entresijos de una comunidad que guarda sus secretos con celo. Los códigos de lealtad, las alianzas fraguadas en la intimidad de una población peculiar, se entrelazan con la trama principal, añadiendo capas de complejidad a la narrativa.

«Un mar de problemas» no solo es una novela de crimen, sino también un retrato vívido de las relaciones humanas en un entorno único. La amistad y el amor emergen como elementos clave, contribuyendo a la riqueza de la trama. La autora, maestra del género, teje una historia cautivadora donde cada personaje, cada giro, se convierte en pieza fundamental en el rompecabezas que es resolver este enigma criminal.



 

Una joven se acerca al comisario Brunetti en busca de orientación: ¿existe algún medio legal para restaurar la reputación mancillada de su familia, empañada por un crimen cometido hace muchos años por su ya fallecido abuelo? Impresionado por su encanto e inteligencia, aunque incapaz de brindarle ayuda, Brunetti apenas recuerda el asunto hasta que la joven aparece asesinada en su propio apartamento. La investigación de este crimen sumerge al incansable comisario en los oscuros recovecos de la Segunda Guerra Mundial, época en la que los judíos italianos fueron sistemáticamente desposeídos de sus preciadas obras de arte por los nazis y sus cómplices.

A medida que Brunetti destapa los secretos del colaboracionismo, el crimen organizado y la explotación, se da cuenta de que está adentrándose en un periodo histórico que los italianos, incluyendo a su propio padre y su suegro, el conde Orazio, prefieren ocultar. Los espectros del pasado se revelan como enemigos más peligrosos de lo que uno podría imaginar.

La joven que buscaba redimir la honra de su familia ahora yace sin vida, y Brunetti se ve inmerso en una trama que conecta el presente con los eventos más sombríos de la historia reciente. Con su agudo ingenio y tenacidad, el comisario se embarca en una misión para desentrañar los hilos que vinculan el crimen actual con los pecados enterrados del pasado.

A medida que avanza en la investigación, Brunetti descubre conexiones sorprendentes entre el crimen de la joven y la red de saqueo de arte durante la guerra. Las sombras del colaboracionismo y la codicia se extienden sobre la trama, revelando una red más compleja de lo que nunca hubiera imaginado. En su afán por buscar la verdad, el comisario se encuentra enfrentando no solo a criminales contemporáneos, sino también a los fantasmas de una época que muchos preferirían dejar en el olvido.

Los cimientos de la historia familiar de la joven yacen en los eventos tumultuosos de la guerra, y Brunetti se ve obligado a confrontar la realidad incómoda que muchos han tratado de enterrar. A medida que se sumerge en las intrigas del pasado, el comisario descubre la magnitud de los secretos que la sociedad italiana ha guardado celosamente. El colaboracionismo, la traición y la explotación emergen como elementos clave en una trama en la que la verdad es tan esquiva como valiosa.

El comisario Brunetti, enfrentándose a enemigos tanto visibles como invisibles, desentraña no solo el misterio detrás del asesinato de la joven, sino también las conexiones que vinculan el pasado y el presente. En un país marcado por las cicatrices de la guerra, la búsqueda de la verdad se convierte en una odisea que pone a prueba la fortaleza de Brunetti y su determinación para desentrañar los misterios enterrados en el pasado de Italia.

A medida que los eventos se desarrollan, Brunetti se encuentra en una encrucijada, donde la justicia y la verdad se entrelazan en una danza compleja. En su búsqueda incansable, el comisario descubre que la belleza y la inteligencia de la joven asesinada son solo la punta del iceberg en una historia que se sumerge en los abismos más oscuros de la historia italiana. La red de complicidades y engaños tejida durante la guerra se despliega ante él, revelando una verdad incómoda que muchos preferirían ignorar.

Los fantasmas del pasado se alzan como sombras inquietantes, recordando a Brunetti y a la sociedad italiana que la verdad, aunque dolorosa, es indispensable para la justicia. A medida que el comisario desentraña los secretos enterrados en las páginas de la historia, se enfrenta a la difícil tarea de reconciliar el pasado con el presente, y de asegurar que aquellos que han sido víctimas de crímenes ancestrales encuentren, finalmente, la redención que tanto anhelan.



 

En los recónditos pasillos de una academia militar de élite, la sombra de la tragedia se cierne sobre un joven cadete, cuyo destino parece entrelazarse con los oscuros secretos de la institución. A simple vista, todo apunta a un trágico suicidio, pero el agudo comisario Brunetti, con su instinto infalible, se sumerge en las profundidades de un muro de silencio erigido por los miembros de la academia.

A medida que Brunetti desentraña los enigmas detrás de este aparente acto desesperado, se topa con un laberinto de intrigas que va más allá de las paredes de la academia. La clave radica en la identidad del padre del cadete fallecido, un ex miembro del Parlamento italiano que abandonó su cargo en medio de la controversia. ¿Qué conexión existe entre el rígido código de honor de la academia y los más altos círculos del ejército y la política?

El renombrado detective se sumerge en una investigación donde la lealtad, la ambición y los secretos entrelazados despiertan dudas sobre la verdadera naturaleza de la tragedia. En este juego de sombras, Brunetti desafía el estigma del suicidio y abraza la convicción de que tras la fachada de la academia yace un delicado caso de asesinato.

El peso de las jerarquías militares y las redes políticas se revela a medida que Brunetti se adentra en un terreno minado de lealtades fracturadas y agendas ocultas. La intriga alcanza su punto álgido cuando el detective descubre la conexión entre el código de honor implacable de la academia y las decisiones que reverberan en los pasillos del poder.

A través de esta travesía en busca de la verdad, Brunetti desafía no solo a los protagonistas de la academia, sino también a los titanes de la política y el ejército. Su pluma sagaz escarba en las capas más profundas de la narrativa, desentrañando los hilos que unen a la academia con las altas esferas del poder.

En el torbellino de revelaciones, el comisario demuestra que su agudeza no conoce límites. Cada palabra que teje en su intrincada narrativa es una pieza clave que encaja en el rompecabezas de este misterio. El destino del cadete yace en la habilidad de Brunetti para descifrar las sombras que oscurecen la verdad.



 

En la última entrega del comisario Brunetti, nos sumergimos en el turbio escenario de un crimen brutal que sacude a la aparentemente tranquila comunidad veneciana. Todo comienza con el asesinato salvaje de una anciana repudiada por sus propios vecinos. Las sospechas recaen de inmediato sobre su criada rumana, quien desaparece misteriosamente en la tarde del crimen. Perseguida por las autoridades, la joven pierde la vida, llevándose consigo no solo su aliento, sino también una suma considerable de dinero y documentos falsos. Un caso que, a primera vista, parece cerrado, pero que en realidad está lejos de ser resuelto.

En medio de este intrincado enigma, surge una voz disonante, la de una vecina de la víctima, quien afirma con firmeza que la empleada no podría haber perpetrado semejante acto. Sin embargo, solo el perspicaz Brunetti está dispuesto a creer en la coartada de la joven fallecida. Una acalorada discusión con Paola, su esposa, acerca de los siete pecados capitales, se revela como el punto de partida que podría conducir al detective hacia el esquivo móvil detrás de este crimen.

La trama se desenvuelve en un entorno marcado por la pesada maquinaria de la burocracia veneciana, los arraigados prejuicios contra los inmigrantes del Este y la comunidad homosexual, así como el temor palpable al flagelo del sida. A medida que Brunetti, respaldado por su incansable aliada Elettra, avanza en la investigación, estos temas se entrelazan de manera magistral, revelando capas ocultas de la sociedad veneciana que amenazan con eclipsar la verdad tras el crimen.

Con su estilo inconfundible y su habilidad narrativa excepcional, el autor nos sumerge en un mundo donde la intriga policial se mezcla con las complejidades sociales, llevándonos por un laberinto de falsas apariencias y verdades a medias. La historia no solo es un relato de suspense, sino también un penetrante análisis de los conflictos latentes en la ciudad de los canales, donde la justicia se enfrenta a los demonios del pasado y del presente.

Pruebas Falsas no solo es una novela policial, sino un testimonio vívido y revelador de la naturaleza humana en su estado más oscuro, donde las pruebas engañosas se entrelazan con las complejidades de la moral y la ética. Brunetti, con su perspicacia implacable y su compromiso inquebrantable con la verdad, nos guía por un laberinto de engaños y verdades a medias, demostrando una vez más por qué es uno de los detectives más intrigantes y resolutivos del panorama literario actual.



 

En una gélida noche, a las puertas de la Navidad, un vendedor ambulante africano encuentra un destino trágico mientras ofrece imitaciones de bolsos de diseño a turistas desprevenidos. ¿Por qué alguien decidiría segar la vida de un inmigrante ilegal? La respuesta más evidente sería la primera que se acepta: un ajuste de cuentas entre miembros de la misma comunidad. Sin embargo, a medida que Brunetti y sus leales aliados, Vianello y la señorita Elettra, adentran sus investigaciones en los recovecos más oscuros de Venecia, descubren que en la sociedad inmigrante se entrelazan asuntos de una envergadura mucho mayor.

A pesar de las pruebas críticas que emergen y las advertencias oportunas de sus superiores para que abandone el caso, la determinación de Brunetti no hace más que crecer, alimentada por el deseo de desentrañar el misterio que rodea a este asesinato enigmático.

Con catorce casos resueltos a sus espaldas y un éxito estruendoso a nivel internacional, Donna Leon se erige como una de las damas más destacadas de la novela negra contemporánea. Su habilidad para tejer tramas intrincadas y personajes cautivadores ha consolidado su posición como referente indiscutible en el género.

En los callejones venecianos, donde las sombras esconden secretos y las aguas tranquilas guardan sus misterios, la pluma magistral de Leon nos sumerge en un viaje lleno de giros inesperados. Cada palabra cuidadosamente seleccionada, cada giro de la trama, nos lleva más allá de las apariencias superficiales y nos sumerge en la complejidad de la condición humana.

El crimen, en este caso, actúa como un espejo que refleja las tensiones y conflictos enterrados en los estratos más profundos de la sociedad. La inmigración, lejos de ser simplemente un telón de fondo, emerge como un tema central que arroja luz sobre las desigualdades, los prejuicios y las luchas silenciosas que a menudo pasan desapercibidas.

A medida que Brunetti desentraña los hilos de este oscuro tapiz, se enfrenta no solo a la complejidad del crimen, sino también a la complejidad de la condición humana. Los destellos de humanidad, la lucha por la supervivencia y las conexiones inesperadas entre los personajes nos llevan más allá de la narrativa policial convencional y nos sumergen en un mundo donde la verdad es esquiva y la justicia, un bien preciado.

Donna Leon, con su maestría en la narrativa criminal, nos invita a reflexionar sobre las capas más profundas de la sociedad, donde las apariencias a menudo engañan y la verdad espera pacientemente ser descubierta. En cada página, en cada línea, su pluma nos guía con destreza a través de un laberinto de intrigas, revelando no solo la resolución del caso, sino también las complejidades de la psique humana.



 

En las oscuras aguas de la laguna de Venecia, se cierne una amenaza misteriosa que cambiará el destino de la tranquila ciudad. El descubrimiento macabro de un hombre sin vida junto a los hornos de fundición de una afamada fábrica de cristal en Murano arrastrará al comisario Brunetti a un enigma intrigante, donde se entrelazan la corrupción política y los crímenes ecológicos. La víctima, a modo de enigmático legado, ha dejado pistas cuidadosamente ocultas entre las páginas de un ejemplar de la obra de Dante, sumiendo a Brunetti en un viaje al mismísimo Infierno para desentrañar la identidad del autor del crimen y desvelar los oscuros intereses que se ocultan en la pintoresca isla de Murano.

Navegando por los canales venecianos, recorriendo estrechos callejones y sumergiéndose en la atmósfera densa de los bares sombríos, Donna Leon nos transporta a esa Venecia casi legendaria donde cada rincón esconde un misterio por descubrir. «Veneno de Cristal» se erige como una obra fascinante, representando la cúspide de la maestría de Donna Leon en el arte de la intriga más perspicaz.

El comisario Brunetti, con su sagacidad característica, se adentra en un juego de sombras y engaños, utilizando las pistas dejadas por la víctima en el antiguo libro de Dante como guía en su búsqueda de la verdad. La trama se desenvuelve como un rompecabezas intricado, revelando capa tras capa de corrupción y ambición desenfrenada que acechan tras las fachadas aparentemente tranquilas de Murano.

Los canales de Venecia, antes serenos, se convierten en testigos silenciosos de la investigación mientras Brunetti desentraña la red de intrigas que amenazan con empañar la belleza etérea de la ciudad flotante. Cada calle adoquinada se convierte en un sendero hacia la verdad, y cada góndola se convierte en un vehículo que transporta al comisario hacia las respuestas que busca.

Donna Leon, con su pluma magistral, nos sumerge en la psique de los personajes, dotándolos de vida y complejidad. La trama, llena de giros inesperados, mantiene al lector en vilo, tejiendo un tapiz de suspense que se despliega con maestría ante nuestros ojos. La corrupción política y los delitos ecológicos se entrelazan de manera magistral, creando una narrativa que va más allá de la simple resolución de un crimen.

«Veneno de Cristal» no es solo una novela policiaca; es un retrato penetrante de la sociedad veneciana y sus oscuros secretos. A medida que Brunetti se sumerge más profundo en la telaraña de engaños, descubrimos las capas ocultas de la ciudad, donde la belleza exterior contrasta con la podredumbre que yace debajo de la superficie.



 

En un desgarrador suceso, tres carabinieri irrumpen con furia en la morada de un reconocido pediatra, lo agreden brutalmente y arrebatan a su hijo de apenas dieciocho meses. ¿Qué ha desencadenado esta violenta embestida por parte de las fuerzas del orden? Al ser convocado al hospital donde yace la víctima de tan cruel asalto, el comisario Brunetti se encuentra ante un torbellino de interrogantes sin respuestas claras. Mientras tanto, el inspector Vianello destapa una estafa que involucra a farmacéuticos y médicos de Venecia. Pero tras la fraude… se esconde algo más que simple dinero.

«Líbranos del bien», el decimosexto caso del comisario Brunetti, el más oscuro y el primero sin un crimen evidente, entreteje con maestría dos tramas paralelas: el tráfico ilegal de menores destinados a la adopción y un dilema médico de proporciones inesperadas. Con su característico ingenio y perspicacia, Donna Leon nos demuestra que el sendero hacia el infierno puede estar pavimentado con las mejores intenciones.

La narrativa se sumerge en las complejidades de un mundo donde la búsqueda de la verdad lleva a destapar oscuros secretos, y donde la línea entre la justicia y el caos se desdibuja. Brunetti se ve enfrentado a una encrucijada moral, mientras Vianello descubre una red de corrupción que amenaza con desestabilizar los cimientos mismos de la ética médica.

Donna Leon, con su maestría característica, construye un relato que no solo atrapa al lector por su trama intrigante, sino que también invita a la reflexión sobre los dilemas éticos que rodean la adopción y las decisiones médicas. La autora despliega una prosa magistral que cautiva desde la primera línea, llevando al lector por un laberinto de emociones y revelaciones impactantes.

En este intrigante episodio, Leon aborda con destreza la complejidad del tráfico ilegal de menores, exponiendo las sombras que se esconden tras la fachada de buenas intenciones. La trama se desenvuelve con giros inesperados, manteniendo en vilo al lector y revelando capa tras capa de un entramado sórdido que se extiende más allá de lo imaginable.

La estafa destapada por Vianello añade un elemento de suspense adicional, tejiendo una red de complicidades que abarca tanto a farmacéuticos como a médicos respetados. La autora pone de manifiesto cómo la búsqueda de beneficios económicos puede corromper incluso las instituciones más confiables, desentrañando la fragilidad de la ética en un mundo donde el poder y la avaricia a menudo eclipsan el bienestar de los más vulnerables.



 

En las aguas del canal yace Ariana, una pequeña gitana de tan solo once años, su cuerpo adorna con un costoso reloj y un anillo nupcial. Extendida sobre las losas del muelle, Ariana emana la imagen de una princesa de cuento de hadas. Existe en la muerte de una niña algo atroz, antinatural, que impide que Brunetti pueda apartar su rostro de su mente, obsesionándose con el caso. Sus pasos le conducen hacia la comunidad gitana, los romaníes, como se les denomina oficialmente en el lenguaje policial italiano, quienes residen en un campamento en las afueras de Dolo: una lacra social molesta que, oficialmente, apenas existe.

Para desentrañar este cruel asesinato, Brunetti se ve obligado a enfrentarse al prejuicio institucional y a su propia conciencia para auxiliar a alguien que quizás, solo quizás, no desee ser socorrido.

El detective se sumerge en las complejidades de la comunidad gitana, donde las sombras de la desconfianza y la marginación se ciernen sobre sus habitantes. La tarea de resolver este misterioso crimen se convierte en un desafío que va más allá de las pruebas físicas y se adentra en los matices de la psique humana.

La vida en el campamento de los romaníes se revela como un microcosmos lleno de tensiones y secretos entrelazados. Brunetti se encuentra con miradas cargadas de desconfianza, pero su determinación persiste. La búsqueda de la verdad lo lleva por callejones estrechos y oscuros, donde cada sombra parece ocultar un nuevo enigma.

La pequeña Ariana, víctima de un destino injusto, se convierte en el símbolo de la vulnerabilidad de aquellos que viven a la sombra de la aceptación social. Brunetti, enfrentándose a su propia batalla interna, desafía las barreras impuestas por la sociedad y la ley para hacer justicia a una niña que, en vida, fue eclipsada por la indiferencia.

El detective se encuentra en una encrucijada moral, cuestionando las bases de su propio sistema de valores mientras desentraña la verdad detrás del asesinato de Ariana. La lucha contra el prejuicio y la injusticia se convierte en el motor que impulsa sus acciones, desafiando las normas establecidas para encontrar la justicia que el sistema a menudo niega a los más marginados.

En este oscuro viaje hacia la verdad, Brunetti descubre no solo la realidad de la vida en los márgenes de la sociedad, sino también la fuerza inquebrantable del espíritu humano. La resolución del caso no solo representa la búsqueda de justicia, sino también un intento de iluminar las sombras que ocultan las verdaderas historias de aquellos que a menudo son olvidados.

En última instancia, el caso de Ariana se convierte en un recordatorio crudo de las desigualdades arraigadas en la sociedad, donde la justicia es a menudo esquiva para aquellos que más la necesitan. Brunetti, con su determinación implacable y su perspicacia, se erige como un faro de esperanza en la oscuridad, desafiando las limitaciones impuestas por la indiferencia institucional y luchando por un mundo donde cada vida, sin importar su origen, sea digna de ser protegida y valorada.



 

El comisario Brunetti se ve inmerso en un intrigante mundo de secretos y peligros cuando conoce a Franca Marinello, la esposa de un prominente hombre de negocios veneciano, en la última novela de Donna Leon. Franca, a pesar de su apariencia superficial marcada por un vestuario lujoso y una evidente cirugía estética, revela una profundidad inesperada al referirse a figuras como Cicerón y Virgilio durante su conversación.

Días después, Filipo Guarino, el jefe local de los carabinieri, busca la ayuda del comisario Brunetti para investigar la misteriosa muerte del dueño de una empresa de transporte de residuos, presuntamente vinculada al oscuro mundo del transporte ilegal y la temida ecomafia. Las pesquisas del comisario revelan una conexión entre la deslumbrante Franca Marinello y el principal sospechoso, un individuo con un turbulento pasado marcado por la violencia. Sin embargo, como suele ocurrir, la verdad siempre guarda un lado oculto.

La trama se desarrolla con giros inesperados mientras Brunetti se sumerge en la red de intrigas y engaños que rodea el transporte ilegal de residuos. A medida que desentraña los vínculos entre Franca Marinello y el sospechoso, descubre que la ecomafia es una fuerza más oscura de lo que imaginaba, tejiendo su telaraña de corrupción en los rincones más insospechados de la sociedad veneciana.

Donna Leon, maestra de la intriga literaria, nos sumerge en la Venecia contemporánea, donde la belleza de los canales y la arquitectura majestuosa se ven empañadas por la sombra de la ilegalidad ambiental. La trama se desenvuelve con maestría, manteniendo al lector en vilo mientras Brunetti se enfrenta a la realidad de que, incluso entre la alta sociedad veneciana, la corrupción puede ser tan despiadada como en los callejones más oscuros de la ciudad.

En esta novela, la prosa de Donna Leon cobra vida con una fuerza renovada, atrapando al lector desde la primera página. La habilidad de la autora para mezclar el suspense con la profundidad de los personajes crea una narrativa que no solo entretiene, sino que también invita a la reflexión sobre los entresijos éticos de la sociedad moderna.

El comisario Brunetti, con su perspicacia característica, se convierte en el guía del lector a través de este laberinto de engaños y crímenes ambientales. La trama, estructurada con maestría, mantiene un ritmo envolvente que lleva al lector de un descubrimiento a otro, tejiendo hábilmente las complejas relaciones entre los personajes y las organizaciones corruptas.



 

En pleno agosto, el ispettore Vianello llega al despacho de Brunetti buscando ayuda: su tía ha caído en manos de un adivino, y la familia sospecha que este, mediante artimañas, le está despojando de su dinero. Mientras el detective escudriña en un oscuro negocio de manipulación, lleno de falsos videntes, consultores astrales y tarotistas, un asesinato sacude la ciudad: la víctima es Araldo Fontana, un ujier del Tribunal de Justicia que estaba siendo investigado por su participación en una sutil trama de corrupción en la monumental maquinaria judicial de Venecia. Brunetti deberá confiar en su intuición para navegar por un mundo de sugestión y descarado engaño, enfrentándose a un caso de sangre, sobornos y relaciones ilícitas.

Con habilidad, el comisario se adentra en un juego de sombras, desentrañando la red de mentiras que envuelve tanto la adivinación como la corrupta maraña judicial. La familia de Vianello, preocupada por los ardides del falso adivino, se suma a la trama, tejiendo una historia donde la intriga se mezcla con la superstición.

En su búsqueda, Brunetti se encuentra con personajes oscuros y misteriosos, cada uno con su propia agenda. La ciudad de Venecia se convierte en un escenario en el que la verdad y la mentira se entrelazan como las calles estrechas que la caracterizan. La habilidad del comisario para discernir entre la realidad y la ilusión se convierte en su mejor arma.

A medida que profundiza en la investigación, Brunetti descubre conexiones insospechadas entre el asesinato y la estafa adivinatoria. Los hilos de la trama se entretejen, revelando una red de corrupción que alcanza a los más altos niveles de la judicatura veneciana. El comisario, con astucia y determinación, desmantela la farsa y destapa la verdad, llevando ante la justicia a los culpables.

Este caso, marcado por la astucia y la sagacidad del comisario Brunetti, no solo desvela los entresijos de la adivinación fraudulenta, sino que también arroja luz sobre la corrupción que acecha en las sombras del sistema judicial. La resolución del misterio no solo implica la revelación de un asesino, sino la desarticulación de una red de engaños que amenaza la integridad de la justicia misma.



 

La nueva y emocionante entrega del comisario Brunetti.

Al volver de su viaje, una joven traductora se topa con la trágica muerte de su vecina de abajo. La víctima, una encantadora señora mayor, no parece tener enemigos aparentes. Aunque todo en la casa parece estar en orden, unas gotas de sangre cerca de la cabeza del cadáver capturan su atención, llevándola a llamar a la policía y dejando así el caso en manos de Brunetti. El informe forense sugiere que la mujer sufrió un ataque al corazón y que la sangre se debe a un golpe en la cabeza al caer al suelo. Sin embargo, hay leves indicios de violencia. A pesar de que nada señala directamente a un delito criminal, Brunetti, confiando en su intuición, siente que algo no cuadra y decide iniciar una investigación. El famoso comisario se embarcará en la tarea de descubrir si se trata de una muerte natural o si hay algún elemento criminal involucrado.

En su meticulosa pesquisa, Brunetti deberá desentrañar los misterios que rodean este aparentemente simple suceso. ¿Realmente la señora murió de manera natural, como sugiere el informe forense, o hay algo más oscuro detrás de este fallecimiento? El comisario, conocido por su aguda perspicacia, no se conformará con respuestas superficiales y buscará pistas que revelen la verdad oculta.

Con su habilidad para analizar cada detalle, Brunetti examinará minuciosamente el entorno de la víctima, entrevistará a posibles testigos y seguirá cualquier pista que lo acerque a la verdad. Su agudo instinto policial lo guiará en este intrigante caso, donde cada giro y giro del destino podría revelar nuevos secretos.

A medida que la trama se desarrolla, la narrativa se teje con giros inesperados y revelaciones impactantes. Brunetti, enfrentándose a la complejidad de la condición humana, se sumergirá en un laberinto de emociones y motivaciones ocultas, donde cada personaje podría tener un papel crucial en la resolución del enigma.

En este fascinante relato policial, el comisario Brunetti demostrará una vez más por qué es considerado uno de los mejores detectives. Su astucia y habilidades analíticas serán puestas a prueba en este desafío, donde la verdad se revela paso a paso, palabra por palabra, en un juego de ingenio que mantendrá a los lectores al borde de sus asientos.

Con una trama envolvente y un protagonista carismático, esta entrega del comisario Brunetti promete satisfacer a los amantes del misterio y la intriga. ¿Logrará Brunetti desentrañar el enigma detrás de esta misteriosa muerte? Acompáñenos en esta apasionante investigación, donde cada detalle cuenta y cada palabra lleva consigo el peso de la verdad.



 

En las intrincadas calles de Venecia, el astuto inspector Brunetti destapa los oscuros secretos que acechan tras bambalinas en la industria alimentaria local, lanzando una amenaza siniestra sobre la ciudad de los canales.

La macabra escena se despliega cuando el cadáver de un hombre desfigurado emerge, flotando en las tranquilas aguas de un canal veneciano. Sin denuncias de desapariciones, desprovisto de documentos y con un zapato extraviado, el misterio rodea al difunto. Brunetti, confinado a depender del informe forense, se enfrenta a un enigma envuelto en sombras. La extraña enfermedad que afligía al fallecido es la única pista tangible. Sin embargo, el perspicaz comisario, armado con una intuición peculiar, reconoce en la víctima unos ojos claros que le resultan familiares.

Siguiendo el rastro incierto de una posible pista, Brunetti se aventura más allá de su territorio habitual, llegando hasta el matadero de Preganziol, en Mestre. ¿Quién es este enigma humano, despojado de rostro y pasado? ¿Qué mente oscura y retorcida lo eliminó y por qué? Este caso, escaso en información, se convierte en un desafío para el intrépido comisario, obligándolo a sumergirse en los rincones más desconocidos y perturbadores de la siempre enigmática Venecia.

En su incansable búsqueda de respuestas, Brunetti se enfrenta a los entresijos de una industria alimentaria que oculta secretos mortales. La conexión entre el fallecido y el matadero de Preganziol emerge como un hilo sutil pero crucial en la trama. La maestría del comisario se pone a prueba mientras se adentra en un laberinto de intrigas y peligros, desentrañando los oscuros vínculos que amenazan con desestabilizar la aparente calma de Venecia.

El suspenso se incrementa a medida que Brunetti se sumerge en las profundidades de la trama, descubriendo la verdad oculta detrás de la muerte del hombre sin rostro. ¿Qué secretos guarda la industria alimentaria veneciana? ¿Quiénes son los arquitectos de esta oscura conspiración? Brunetti, con su agudeza y valentía, se erige como el protector de la verdad, decidido a desentrañar cada capa de engaño y llevar a la luz la realidad oculta que amenaza con sumergir a Venecia en las sombras.

En este fascinante relato de intriga, el inspector Brunetti se erige como un héroe, enfrentándose a los desafíos más oscuros de la ciudad y desentrañando los secretos letales que acechan en las profundidades de la industria alimentaria veneciana.



 

La última odisea del Comisario Brunetti se erige como la más profunda, cautivadora y desveladora de la más sombría crueldad inherente al alma humana.

Un individuo con discapacidad auditiva y cognitiva, empleado en una tintorería del barrio del Comisario Brunetti, es hallado sin vida a causa de una sobredosis de medicamentos. Este incidente estremece a la esposa del comisario, Paola, quien, por primera vez, nota la presencia de un hombre que, debido a su condición, había pasado desapercibido por completo. La inquietud y el sentimiento de culpa de Paola, por su propia falta de interés, junto con la escasa frecuencia de casos de suicidios en personas con discapacidades mentales, impulsan a Brunetti a emprender la investigación.

Lo que inicialmente se plantea como una simple pesquisa para satisfacer su curiosidad, se transforma en una compleja indagación que absorbe a toda la comisaría. Nuestro protagonista descubre que el difunto no figura en ningún registro y que cada individuo con el que se relaciona parece ocultar algo.

En esta trama de misterio, Brunetti se sumerge en los recovecos más oscuros de la condición humana, enfrentándose a la complejidad de la vida y la muerte. La narrativa se desenvuelve con maestría, revelando capa tras capa de secretos enterrados y motivaciones ocultas.

El tejido narrativo de esta historia se enriquece con la maestría del autor para plasmar la psicología de los personajes. Brunetti, con su perspicacia y determinación, se convierte en el faro que ilumina las sombras más densas de la trama. Cada página es una invitación a descubrir las verdades ocultas detrás de las apariencias.

El impacto de la trama se acentúa con la hábil incorporación de elementos propios del entorno veneciano, añadiendo una capa adicional de complejidad y autenticidad al relato. Los canales de Venecia y sus callejones adoquinados se convierten en testigos mudos de los oscuros secretos que Brunetti se esfuerza por desentrañar.

La estructura narrativa, magistralmente elaborada, guía al lector por un laberinto de intriga, donde cada palabra, cada giro, se convierte en un paso crucial hacia la verdad. El uso preciso de las palabras y la construcción de frases cautivan al lector, manteniendo una tensión constante que culmina en un desenlace impactante.



 

Una tarde soleada, el comisario Brunetti atiende la llamada urgente del director de una biblioteca veneciana. La desaparición de valiosos libros antiguos ha sumido al lugar en un estado de desesperación. Los bibliotecarios señalan con sospecha a un catedrático de la Universidad de Kansas, quien había solicitado consultar los volúmenes. No obstante, al verificar sus credenciales, surge un problema: el profesor parece no existir. Brunetti inicia su investigación entre los habituales de la biblioteca y así se encuentra con el exsacerdote Franchini, un devoto lector de literatura cristiana antigua, y la generosa mecenas condesa Morosini-Albani.

Cuando Franchini es descubierto asesinado, el caso adquiere un matiz más oscuro y sumerge a Brunetti en el sombrío universo del mercado negro de libros antiguos. En «Muerte entre líneas,» Donna Leon se inspira en uno de los mayores escándalos del comercio de libros en la historia: el real robo de miles de libros antiguos de la biblioteca napolitana de Girolamini.

La trama se desenvuelve con maestría, tejiendo la intriga en torno al misterioso profesor ausente, mientras Brunetti se sumerge en los oscuros recovecos del comercio ilícito de obras literarias. La narrativa de Leon captura hábilmente la pasión de Franchini por la literatura cristiana antigua y la generosidad de la condesa Morosini-Albani, proporcionando una mirada íntima a los personajes que pueblan este intrigante escenario.

El asesinato de Franchini añade un giro inesperado, llevando a Brunetti a explorar los motivos detrás del crimen en un contexto donde los libros antiguos son codiciados y, a menudo, objeto de acciones delictivas. La trama se desenvuelve con giros y vueltas, manteniendo al lector atrapado en una red de misterio y suspense.

Donna Leon, con su pluma magistral, logra conjugar elementos de la realidad, tomando como referencia un escandaloso robo de libros reales, con una trama ficticia que atrapa la imaginación del lector. El resultado es una obra que no solo entretiene, sino que también ofrece una visión perspicaz sobre la fascinación y el valor de los libros antiguos en la sociedad contemporánea.



 

En un giro inesperado, un devoto seguidor de la soprano Flavia Petrelli ha cruzado la frontera que separa a un simple admirador de un fanático obsesionado. Este individuo conoce cada uno de los movimientos de su ídolo, está al tanto de su ubicación en todo momento e incluso intenta captar su atención inundándola con rosas amarillas y costosos obsequios. Sin embargo, lo más alarmante es que todas las señales apuntan a que este admirador desmedido podría estar vinculado a una serie de ataques dirigidos hacia amigos y conocidos cercanos a la diva.

En estos momentos, la renombrada cantante de ópera se encuentra deslumbrando al público en Venecia con su exitosa interpretación de «Tosca» en el icónico teatro La Fenice. Ante la creciente amenaza, el comisario Guido Brunetti, un viejo amigo de la infancia que ha brindado ayuda a la artista en ocasiones anteriores, no tardará en movilizar a todo su equipo para asegurar la seguridad de Petrelli. Este equipo no solo se encargará de proteger a la soprano, sino también de adentrarse en su pasado, descubriendo así los aspectos más oscuros del mundo del espectáculo, las intensas presiones y las rivalidades que se gestan tras bambalinas.

La reconocida artista, consciente de la realidad, ha admitido en más de una ocasión que «los fans son fans, nunca son amigos». En este contexto, la situación se torna aún más peligrosa, ya que el individuo en cuestión parece carecer de límites y está dispuesto a arriesgarlo todo. Peligroso es aquel que no tiene nada que perder.

El comisario Brunetti, conocido por su habilidad para desentrañar misterios, no solo se centrará en la protección física de Flavia Petrelli, sino que se sumergirá en las complejidades del mundo del entretenimiento, desenterrando secretos que podrían arrojar luz sobre la serie de ataques y amenazas que rodean a la talentosa soprano.

A medida que la trama se desarrolla, se revela un panorama donde la obsesión se mezcla con la fama, y la delgada línea que separa la admiración sana de la peligrosa obsesión se desdibuja. ¿Será capaz el comisario Brunetti de desentrañar el enigma que rodea a Flavia Petrelli y protegerla de las sombras que acechan en su vida personal y profesional? La respuesta yace en las profundidades del pasado de la soprano y en las complejidades de un mundo donde el arte y la obsesión se entrelazan de manera inquietante.



 

El comisario Brunetti se adentra en el intrigante caso de Manuela, una joven de treinta años que, hace tiempo, a sus quince años, estuvo al borde de la muerte por ahogamiento. La abuela de Manuela, la condesa Demetriana Lando-Continui, muestra escepticismo ante la versión oficial de la policía, que sostiene que la joven se lanzó a las aguas de Venecia.

El punto de partida para la investigación de Brunetti es Pietro Cavanis, el único testigo, un hombre ebrio y falto de memoria. La joven quedó gravemente afectada, atrapada en una eterna juventud debido a una lesión cerebral irreversible. El comisario se propone descubrir al verdadero culpable entre los archivos y rincones de una Venecia saturada de turismo, desconfiada de la nueva inmigración y sin perspectivas para los jóvenes. Sin embargo, a veces basta con agitar la historia para que la verdad resplandezca.

La ignorancia de la ley es la peor condena.

En este misterioso caso, las aguas de Venecia ocultan secretos profundos. La joven Manuela, en un momento de su juventud, estuvo al borde de la fatalidad, y el comisario Brunetti se embarca en una búsqueda implacable de la verdad detrás de las sombras de los canales venecianos.

La abuela de Manuela, la condesa Demetriana Lando-Continui, no confía en la versión oficial. Según la policía, la joven se sumergió voluntariamente en las aguas, pero la condesa sospecha que hay más en esta historia de lo que se revela a simple vista. La verdad, como las mareas en Venecia, a veces está oculta, esperando emerger.

Pietro Cavanis, un testigo embriagado y desmemoriado, es el punto de partida de Brunetti en su investigación. La joven sufrió consecuencias graves, con una lesión cerebral irreversible que la dejó atrapada en una eterna juventud. El comisario se adentra en los archivos y recovecos de Venecia, una ciudad saturada de turistas, marcada por la desconfianza hacia la nueva inmigración y sin perspectivas claras para los jóvenes locales.

Pero Brunetti sabe que, a veces, es suficiente con perturbar la superficie de la historia para revelar la verdad oculta. En una ciudad donde el pasado y el presente se entrelazan como los canales venecianos, el comisario se propone desentrañar los misterios que rodean el incidente de Manuela.



 

El infalible comisario Brunetti, agotado por las tensiones de su trabajo, ha decidido seguir el consejo de su médica y las persistentes sugerencias de su esposa, Paola. Después de cierta persuasión, accede a tomarse unas merecidas vacaciones y dirigirse a la casa familiar en San Erasmo, la isla más extensa de la laguna veneciana. La intención del comisario es sumergirse en un retiro casi solitario, dedicando su tiempo a la lectura y a realizar labores manuales que le permitan desconectar de las responsabilidades de la oficina.

Una vez en la isla, Brunetti entabla amistad con Davide Casati, el hombre encargado de mantener la propiedad. Casati, un individuo rudo y peculiar, parece preocuparse principalmente por un fenómeno extraño que afecta a la zona desde la muerte de su esposa: la misteriosa desaparición de sus abejas. Este enigma despierta la curiosidad del comisario, quien, a pesar de sus planes de descanso, se ve envuelto en una trama intrigante.

La trama da un giro inesperado cuando Casati, experto navegante y conocedor minucioso de cada rincón de las islas, aparece ahogado en las aguas de la laguna. Brunetti, lejos de descansar, decide poner a su equipo a trabajar en la resolución de este misterioso caso. Pronto descubren que el problema de las abejas y la muerte de Casati están vinculados a una poderosa empresa dedicada al manejo de residuos tóxicos.

La investigación lleva al comisario a adentrarse en el oscuro mundo de los intereses corporativos y las consecuencias medioambientales. La empresa en cuestión amenaza con perturbar el delicado equilibrio natural del ecosistema de la laguna veneciana. Brunetti y su equipo se ven obligados a desentrañar los entresijos de una trama que podría tener repercusiones catastróficas para el medio ambiente y la comunidad local.

A medida que avanzan en la investigación, Brunetti y su equipo descubren conexiones sorprendentes y desafíos éticos. La lucha por la justicia se convierte en una batalla no solo contra los responsables directos, sino también contra la indiferencia de aquellos que están dispuestos a sacrificar el entorno natural en aras del beneficio económico.

En este intrigante relato, el comisario Brunetti demuestra no solo su destreza para resolver casos, sino también su compromiso con la preservación de la naturaleza y la búsqueda incansable de la verdad. La historia se desarrolla entre giros inesperados, revelaciones impactantes y la inevitable tensión que rodea a aquellos que desafían a los poderosos en nombre de la justicia y la integridad ambiental.



 

¿Y si proteger a tu familia no implicara necesariamente hacer lo correcto? Una mujer atormentada se verá enfrentada a este dilema en la más reciente pesquisa del comisario Brunetti.

Mientras lidia con el problema de posibles filtraciones dentro de la Questura, Brunetti recibe la inesperada visita de una amiga de Paola, su esposa, quien se muestra muy inquieta por la extraña conducta de su hijo adolescente. Cuando a la medianoche el esposo de la amiga aparece inconsciente y con graves daños cerebrales a los pies de un puente en Venecia, Brunetti comienza a sospechar que el caso guarda relación con el comportamiento del joven. Pero, como bien sabe Brunetti por experiencia, el camino hacia la verdad rara vez es una línea recta: un minucioso registro del despacho de Gasparini revela una cantidad inusual de cupones de descuento pertenecientes a una tía anciana, destapando así una estafa dirigida al sistema sanitario veneciano.

En esta nueva entrega protagonizada por Brunetti, el célebre comisario indagará en la vida de una mujer dividida entre el deber hacia su familia, la responsabilidad para con la sociedad, las consecuencias imprevistas de decisiones erróneas y la tentación de perdonar un crimen que surge directamente del corazón.

El comisario se sumergirá en una trama en la que los lazos familiares se entrelazan con los oscuros secretos de una estafa sanitaria, mientras la protagonista se debate entre lo que dicta su conciencia y las complejidades de un crimen nacido desde lo más profundo de sus sentimientos.

A medida que la investigación avanza, Brunetti desentrañará los hilos de una trama intrincada, donde cada acción tiene consecuencias imprevisibles. La lealtad familiar se confronta con la ética social, y la mujer en cuestión se ve obligada a sopesar las repercusiones de sus elecciones.

La narrativa se desarrolla con giros inesperados, llevando al lector por callejones laberínticos de misterio y dilemas morales. Brunetti, con su perspicacia característica, descubrirá la verdad detrás de la maraña de engaños y decisiones difíciles, demostrando una vez más por qué es uno de los mejores detectives de Venecia.

En esta intrigante travesía, el comisario no solo se enfrentará a criminales astutos, sino que también explorará las complejidades de la moralidad y la justicia en una sociedad que, a menudo, se debate entre lo correcto y lo conveniente. Brunetti, con su aguda inteligencia y habilidades deductivas, teje una historia fascinante que pone de manifiesto los dilemas éticos que todos enfrentamos en algún momento de nuestras vidas.



 

En la encantadora ciudad de Venecia, donde la riqueza y la codicia bailan en una danza eterna, se despliega un intrigante conflicto que desafía incluso al más experimentado comisario Brunetti. Gonzalo Rodríguez de Tejeda, un hábil comerciante de arte originario de España, ha amasado una fortuna que lo ha llevado a una jubilación tranquila en los canales venecianos, junto a su joven amante, a quien ha designado como su heredero. Sin embargo, la sombra de la desaprobación se cierne sobre él, proveniente de una familia conservadora y amigos cercanos que cuestionan su elección en la sucesión.

La trama se complica cuando el suegro del astuto comisario Brunetti, intrigado por un presentimiento persistente, busca la asistencia de su yerno. Este llamado a la acción arrastra a Brunetti hacia una investigación que no solo desentrañará los secretos de la herencia en juego, sino que también lo sumergirá en las profundidades inexploradas del corazón humano.

La serena apariencia de Venecia se ve empañada por la intriga y el misterio mientras el comisario se sumerge en las aguas turbias de la codicia y la disonancia familiar. La riqueza acumulada a través del comercio de arte se convierte en el telón de fondo de una narrativa donde el amor y la avaricia entrelazan sus hilos de manera peligrosa.

Gonzalo Rodríguez de Tejeda, retirado pero no exento de pasiones, se ve atrapado en un dilema que trasciende las fronteras de lo convencional. Su elección de heredero no solo desafía las expectativas de una familia que prefiere las tradiciones arraigadas, sino que también despierta la sospecha de aquellos que temen perder privilegios y influencia.

La trama se complica aún más con la intervención del comisario Brunetti, un astuto investigador con la habilidad de descifrar los enigmas más intrincados. A medida que se adentra en el tejido de las relaciones familiares y las lealtades aparentemente inquebrantables, descubre que la herencia en juego es más que una simple sucesión de bienes materiales.

Las aguas de los canales venecianos reflejan la complejidad de las emociones humanas cuando el comisario se sumerge en la búsqueda de la verdad. El amor, en su forma más intensa y a veces conflictiva, se convierte en el motor que impulsa esta narrativa llena de giros y revelaciones sorprendentes.

La familia conservadora de Gonzalo y sus amigos más cercanos se convierten en actores clave en este drama, donde la moralidad y la aceptación son puestas a prueba. La lealtad se enfrenta a la traición, y las alianzas se desdibujan en la penumbra de los secretos guardados celosamente.

A medida que el comisario Brunetti desentraña los hilos de esta trama intricada, se enfrenta a la inevitable pregunta: ¿puede el amor poner en peligro nuestras vidas? La respuesta yace en los oscuros recovecos de Venecia, donde la belleza superficial de la ciudad se ve eclipsada por las sombras de la intriga y el peligro.



 

Un intrigante suceso que acapara la atención en estos días es el concerniente a la contaminación y la especulación en el suministro de agua en Venecia.

Desde su lecho de enferma, donde pasa los últimos días de su vida, Benedetta Toso, una mujer de apenas treinta y ocho años afectada por el cáncer, desea confiarle a Brunetti algo que no está dispuesta a llevarse consigo a la tumba. A pesar de su debilidad y encontrarse al borde de la muerte, la mujer logra tener algunos momentos de lucidez, esbozando frases sueltas que implican a su difunto esposo, Vittorio Fadalto, recientemente fallecido en un accidente de tráfico. Según Toso, él había obtenido dinero de manera ilegal y, en consecuencia, su muerte no fue un accidente, sino un asesinato perpetrado por aquellos a quienes ella se refiere como «ellos». «Lo mataron», le relata a Brunetti el comisario. Lamentablemente, antes de que pueda proporcionar más detalles al respecto, la mujer exhala su último suspiro.

¿A qué se refería con el dinero ilegal? ¿Quiénes son esos «ellos» a quienes Toso acusa de haber asesinado a su esposo? El minucioso proceso de investigación conducirá al comisario hasta el lugar de trabajo de Fadalto, Spattuto Acqua, una empresa privada encargada de garantizar la calidad del agua en Venecia. En este escenario, Brunetti no solo se enfrentará a la verdad sobre la posible naturaleza homicida de la muerte de Fadalto, sino que también destapará un caso de soborno entre los empleados con el objetivo de encubrir vertidos contaminantes en el agua. Esto podría acarrear consecuencias catastróficas para la salud de los habitantes de Venecia.

Este inquietante episodio revela una red de corrupción que amenaza con comprometer la integridad del suministro de agua en una ciudad tan emblemática como Venecia. La tragedia personal de Benedetta Toso se convierte en la punta del iceberg de un problema mucho más amplio y preocupante. La salud de los venecianos está en juego, y la investigación del comisario Brunetti se convierte en la clave para desentrañar la verdad detrás de esta oscura trama de contaminación y especulación en torno al vital líquido.



 

La presencia de dos jóvenes inconscientes y gravemente heridas en la entrada del Hospital Civil de Venecia desencadena la investigación de Brunetti y Griffoni, quienes buscan a dos venecianos implicados en un posible delito de omisión del deber de socorro.

Marcelo Vio y Filiberto Duso, amigos desde la infancia, se revelan como personajes muy dispares. Mientras Duso ejerce como abogado en la firma de su padre, Vio abandonó los estudios en su niñez y se gana la vida colaborando con su tío, propietario de un negocio de transporte de mercancías y una pequeña flota de barcas.

Lo que inicialmente parecía una simple travesura de dos jóvenes en busca de diversión destapa una trama más sombría: una conexión con la mafia dedicada al tráfico ilegal de personas, encargada de llevar inmigrantes africanos hasta Venecia. Brunetti y Griffoni deberán unir fuerzas con un nuevo aliado, el capitán Ignazio Alaimo, oficial al mando de la Capitanía di Porto, quien ha seguido la pista de los traficantes durante años.

La trama se complica, revelando los entresijos de una red clandestina que opera en las sombras de la Serenissima. Marcelo Vio y Filiberto Duso, en apariencia solo involucrados en una travesura juvenil, se ven envueltos en un oscuro mundo de crimen organizado.

Duso, el abogado de la familia, se enfrenta a dilemas éticos mientras descubre la verdadera magnitud de las actividades ilegales de su amigo. Vio, por otro lado, se ve atrapado en una red de lealtades divididas entre su tío y los oscuros personajes que manejan el tráfico de personas.

La trama se compone de giros inesperados cuando Brunetti y Griffoni se sumergen en la investigación. Ignazio Alaimo aporta su experiencia y conocimientos para desentrañar la complejidad de la red criminal que opera en las aguas venecianas.

A medida que la historia avanza, los personajes se ven enfrentados a decisiones difíciles y dilemas morales. La lucha contra la mafia del tráfico ilegal de personas se convierte en una misión personal para los protagonistas, quienes se arriesgan a desafiar las sombras que amenazan la integridad de Venecia.

En esta narrativa llena de suspense y acción, el lector se sumerge en los rincones más oscuros de la ciudad de los canales. La prosa cautivadora y los personajes complejos tejen una historia única, donde la traición, la lealtad y la justicia convergen en un enfrentamiento épico.

A través de una escritura vibrante, este relato despliega una trama emocionante que mantiene al lector pegado a cada palabra. La intriga se intensifica a medida que Brunetti, Griffoni y Alaimo desentrañan los hilos de la conspiración, enfrentándose a los retos que plantea el inframundo veneciano.



 

La relevancia de la lealtad en la vida de un inspector de policía es un dilema que el comisario Brunetti se ve obligado a abordar en este caso, cuando Elisabetta Foscarini, una amiga de la infancia con un linaje respetado, solicita su ayuda. La madre de Elisabetta siempre fue generosa con la familia Brunetti, generando un sentido de obligación en el comisario para brindar su asistencia. Así comienza una investigación privada, impulsada por el deber y la conexión afectiva, en un intento de desentrañar las amenazas que se ciernen sobre la familia de Elisabetta.

Hasta el momento, las pruebas concretas son escasas, lo que plantea la interrogante de por qué alguien desearía hacerle daño a una veterinaria y a un contador vinculado a una organización benéfica. Brunetti, tentado inicialmente a descartar el caso como una inquietud maternal exagerada, se ve confrontado cuando un ataque confirma la existencia de una amenaza real. De este modo, el comisario se ve compelido a movilizar sus recursos y solicitar favores personales para impulsar una investigación que, eventualmente, se convertirá en oficial al descubrir las dos caras de lo que parecía ser una venerable institución.

En el caso número 31 de su carrera, Guido Brunetti se encuentra ante un escenario veneciano transformado por la pandemia. En este contexto, la dualidad de las organizaciones no gubernamentales se revela, mientras la sombra del crimen organizado se cierne nuevamente sobre el país, aprovechando la emergencia sanitaria para sus propios fines.

La trama se desarrolla en una Venecia casi irreconocible, donde los claroscuros de las ONGs emergen a medida que el crimen organizado busca aprovecharse de la crisis sanitaria. Brunetti, en su papel de protector y defensor de la justicia, se enfrenta a un desafío que va más allá de lo evidente, tejiendo una red de intrigas y lealtades en un escenario donde la verdad se convierte en un bien preciado.



 

En una gélida noche de noviembre, Guido Brunetti contesta una llamada de su colega, el ispettore Vianello, quien le alerta sobre el descubrimiento de una mano en uno de los canales de Venecia. Rápidamente, el cuerpo es localizado y se le asigna a Brunetti la investigación del asesinato de un inmigrante indocumentado. Dado que no hay un registro oficial de la presencia del hombre en Venecia, se ve forzado a valerse de fuentes de información mucho más jugosas en la ciudad: los rumores y los recuerdos de aquellos que conocieron a la víctima. De manera curiosa, había estado residiendo en una modesta vivienda en los terrenos de un palazzo perteneciente a un profesor universitario. En este lugar, Brunetti descubre libros que revelan el interés del difunto por el budismo, los revolucionarios Tigres Tamiles y la última cosecha de terroristas políticos italianos, activos en la década de los ochenta.

A medida que avanza la investigación, Brunetti, Vianello, el comisario Griffoni y la signorina Elettra ensamblan piezas de un rompecabezas que parecen carecer de conexión, hasta que Brunetti se topa con algo que lo transporta a su época de estudiante. Esto le lleva a reflexionar sobre los ideales perdidos y los errores de la juventud, sobre la política y la historia italianas, así como sobre los sucesos inesperados que a veces pueden conducir a una revelación.

El caso se torna cada vez más intrigante a medida que se revelan conexiones inesperadas entre la vida del inmigrante y eventos del pasado de Brunetti. Las páginas de la historia italiana se despliegan ante él, recordándole la complejidad de la sociedad en la que vive. El profesor universitario, dueño del palazzo, se convierte en una figura clave, y sus propios secretos salen a la luz, tejiendo una red de intrigas que envuelve a todos los involucrados.

Con astucia y determinación, Brunetti descifra los misterios que rodean al asesinato, desentrañando una trama que se extiende desde los canales serpenteantes de Venecia hasta los tumultuosos años ochenta en Italia. La investigación se convierte en un viaje no solo a través del crimen, sino también a través de los laberintos de la memoria y la conciencia de una nación.


📄 Tus comentarios sobre la ficha de Donna Leon

    ¿Hay algún comentario sobre esta ficha en concreto que nos quieras hacer llegar?.


    🎥 Para finalizar, te dejamos con un vídeo relacionado de Donna Leon

    Enlace a la Wikipedia: Wiki de Donna Leon

       Leer gratis         Audiolibros gratis         2ª mano